A un día de la elección, la presidencia del Concejo aún no tiene postulante firme


La poltrona mayor del Palacio Vasallo está vacía y espera. Mañana, luego de la asunción de los nuevos ediles, seguirá la rosca política para determinar quien presidirá el legislativo local en el período 2019-2020. El presidente, Alejandro Rosselló de Cambiemos es el principal postulante a su reelección, pero también están en carrera la radical María Eugenia Schmuck, los peronistas Norma López y Eduardo Toniolli y no habría que descartar a la socialista Verónica Irízar. El Concejo tendrá por primera vez, mayoría de mujeres.

El gobernador electo, Omar Perotti y Pablo Javkin, futuro intendente de la ciudad no son ajenos a la elección y trabajan a teléfono abierto. Ambos saben con creces que el sitio es apetecido y puede significar la apertura de heridas insalvables en la futura relación con los respectivos ejecutivos de locales y provinciales. Por el momento la fragmentación política maneja la escena. No hay unanimidad en ninguno de los sectores políticos en pugna y todas ecuaciones ya fueron utilizadas. La primera mayoría, la fuerza que ganó la última lección y la mera suma de acuerdos y voluntades. Nadie debería asustarse de nada.

Por lado de Juntos por el Cambio, Roy López Molina se aleja de la estrategia de Angelini, sus diferencias son indisimulables, e incluso podrían manifestarse en ruptura mañana mismo en el recinto, no solo por poder votar por separado presidente, sino por la probable conformación de más de un bloque de la fuerza. De por sí ya se especula con que los ingresantes Daniela León y Marcelo Megna conformen bloques unipersonales. Rosselló acumula bajo su postulación las principales voluntades dentro del espacio. En caso de unidad tienen nueve ediles.

En el peronismo, eso de llevar el bastón de mariscal en la mochila se lo tomaron muy en serio y hay al menos tres postulantes. Norma López, Toniolli y Magnani no verían con malos ojos poder llegar a presidir el Concejo. La falta de acuerdo entre ellos y de los compañeros de bloque y posibles aliados como Gigliani y los integrantes de Ciudad Futura podrían perjudicarlos. Al punto que acordaron salir a buscar votos afuera y después traerlos adentro para ver quien había juntado más. En lugar de trabajar con un solo postulante, el peronismo y sus facciones (La Cámpora, La Corriente y el Movimiento Evita) decidieron jugar a las escondidas. El viejo dicho dice que cuando entre hermanos se pelean...los devoran los de afuera podría sucederles fatalmente. Juntos juntarían 7 concejales.

El Frente Progresista (en realidad el socialismo) se pegó un porrazo en las elecciones este año, perdió la ciudad y la provincia. El verdadero desafío del futuro será ver si pueden permanecer juntos, Javkin es del palo, pero no del riñón y más temprano que tarde, el socialismo intentará disputarle poder y la intendencia. Por eso le gustaría tener a Schmuck al frente del legislativo, pero sabe que debe ceder para ganar votos necesarios para la gobernabilidad y  sobre todo fondos. Cambiemos puede darle votos, y el peronismo ambas cosas, pero no fragmentado. Son 8 concejales en el recinto.

En este Concejo que tendrá mayoría de mujeres, no sería extraño que una de ellas presida, por una cuestión de sororidad, de cambio de época, de no perder espacios que responden a nuevas realidades políticas. Además teniendo en este caso un intendente varón, después de ocho años, no sería extraño que la primera en su linea sucesoria sea fémina.

Roberto Sukerman, futuro ministro de Trabajo de Omar Perotti presidirá la preparatoria. Él tendrá el timbre a mano, quien reúna 15 voluntades le dará la señal de hacerlo sonar. También podría suceder <no sería la primera vez> que no sea mañana, que no haya acuerdo y todo pase al 10 de diciembre, algo que no desearía nadie, mucho menos el peronismo que desea asistir a la asunción del presidente electo, Alberto Fernández.





   

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF