La Bragarnik dependencia perjudicó a Central


El empresario futbolístico Christian Bragarnik se ha convertido prácticamente en el único proveedor de jugadores de Rosario Central. En un mercado acotado, e inexplicablemente con poco dinero en efectivo (vendió por más de 4 millones de dólares en los últimos seis meses), el Canalla transita los últimos días previos al reinicio de la Superliga con pocas novedades en el mercado de pases.

Parece condenado a incorporar jugadores del team del empresario, que como te da te quita. Perdió a Barbieri, un jugador representado por él, a favor de un club mexicano manejado por Bragarnik. Circunscribió la búsqueda de refuerzos a los que él tuviera en carpeta y desechó propuestas favorables por no ser representadas por el poderoso manager.

Marco Ruben decidió retornar en una operación que no le costó nada a Central. Joaquín Laso llegó en calidad de libre, y si bien tendrá un contrato alto, no supuso erogaciones inmediatas. Desde la venta de Lovera a Grecia (U$S 2,2), Gil a Arabia (U$S 1,5), Gómez a Argentinos (U$S 300 mil), y Zampedri a Chile (U$S 150 mil), la tesorería juntó algo más de 4 millones de dólares, sin embargo, el alto costo operativo y el despilfarro realizado en el pasado, juegan en contra. Es más, se hubiera desprendido de Ledesma de no haberse encontrado con la férrea oposición del arquero.

Hoy no tiene dinero para reforzar un plantel al que se le fueron tres titulares, Cocca clama por refuerzos que no llegan y Central debe comprar fiado, plata, lo que se dice plata, no tiene. El único que puede acercar jugadores con promesas, es Bragarnik, de lo contrario no se entiende porqué, habiendo otras buenas opciones Central las desecha. La realidad es que no hay dinero, y la suerte de Central está atada a un empresario que decide sobre su destino. 



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Coronavirus