Schmuck afirmó que en la mayoría de los siniestros viales está involucrado el alcohol


La presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck, se refirió a la polémica suscitada por las declaraciones del flamante subdirector de la agencia de seguridad vial, Osvaldo Aymo, quien defendió el concepto de alcohol 0,5 al volante y dijo que “La seguridad vial es una cosa demasiado importante como para que la manejen a través de la emociones” en referencia al trabajo de las ONG que trabajan en la concientización, partiendo de la base de alguna muerte vinculada a un siniestro vial.

Remarcó que como funcionarios hay que ser muy responsables en los dichos, “ya que son declaraciones muy desafortunadas, no son opiniones personales, sino de funcionarios públicos que tienen responsabilidades. Sinceramente no entiendo la posición de Osvaldo Aymo, de hecho no la comparto y hemos debatido con él los últimos 4 años, pero una cosa es como especialista y otra es como funcionario".

"Hoy él está representando al gobierno de Perotti y yo no creo que el gobernador esté tan de acuerdo con que el alcohol cero no funcionó en ninguna parte”.

La concejala remarcó que este tipo de estrategias “hay que coordinarlas sobre todo cuando se trata de prevenir la principal causa de muerte en nuestro país, en la provincia y en nuestra ciudad. En Argentina hay 25 muertes por día por siniestros viales y en la mayoría el alcohol está involucrado. Acá la cuestión está en no especular, si uno va a manejar no tiene que tomar alcohol”.

En sintonía con esto, la referente del Frente Progresista remarcó que justamente uno de los problemas vinculados al 0,5 permitido en términos de alcohol al volante es que los argentinos comenzamos a especular con el alcohol positivo, cosa que se termina a la hora de quitar esa tolerancia.

“No podemos convertirnos todos en médicos y saber como nuestro propio cuerpo reacciona ante el alcohol y ante los estímulos, entonces directamente, hay que tomar una decisión política, esto no es una cuestión técnica ni científica, cuando uno consume alcohol, no conduce. Esto evitaría muchas muertes en la Argentina. El error de Aymo es creer que esta es una decisión científica o técnica, y esto es una decisión política”.

Por último Schmuck remarcó el rol de funcionario público, que a la hora de opinar no es un ciudadano común, sino que son opiniones que “son opiniones que construyen políticas publicas y hay que ser más responsables sobre todo por las organizaciones de víctimas que han sido muy importantes a la hora de generar políticas públicas para evitar muertes en siniestros viales. Plantear que se victimizan o que no hay que dejarse llevar por el dolor de los familiares, no hace más que demostrar que no entiende la importancia que han tenido en nuestra provincia y nuestra ciudad las organizaciones vinculadas a la seguridad vial.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Coronavirus