España se prepara para el pico de la pandemia en los próximos días


El número de pacientes ingresados en España en unidades de cuidados intensivos (UCI) por complicaciones del Covid-19 se había elevado ayer a 432 después de haberse multiplicado por 40 en los últimos diez días. El incremento, que se mantendrá en los próximos días, amenaza con desbordar la capacidad de los hospitales de atender a pacientes críticos y les ha obligado a preparar planes de contingencia ante la avalancha de casos graves que esperan.

Aunque las medidas de confinamiento de la población anunciadas el sábado en España tiene como principal objetivo evitar el colapso en los hospitales, sus efectos no frenarán la afluencia de casos de Covid-19 a las UCI antes de la próxima semana.

Este desfase se explica porque el confinamiento ha empezado a reducir el número de contagios desde este pasado domingo, pero transcurre una media de unos cinco días entre el contagio y el inicio de los síntomas, y alrededor de una semana más entre el inicio de los síntomas y el ingreso en la UCI, según datos de Singapur basados en un reducido número de pacientes.

En los próximos días, por lo tanto, se espera que el número de ingresos por Covid-19 en la UCI siga aumentando y que supere los 1.000 antes del fin de semana.

El confinamiento de la población tiene como principal objetivo poder atender los casos graves en los hospitales “Si la pandemia continúa en su trayectoria actual, (…) la mayoría de países de la UE superarán de largo su capacidad de plazas de UCI antes de final de marzo”, advirtió el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) en un documento publicado el pasado jueves, un día antes de que Pedro Sánchez anunciara el estado de alarma.

“Es esencial introducir medidas para frenar la difusión del virus entre la población con el objetivo de permitir a los sistemas sanitarios adoptar medidas para absorber más casos graves de Covid-19”.

“Las UCI son la parte más crítica del sistema sanitario en esta epidemia”, confirma Ricard Ferrer, jefe de la UCI de Vall d’Hebron y presidente de la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc). No sólo por el aumento del número de pacientes, sino los casos graves tienen una evolución larga y deben permanecer en la UCI entre dos y tres semanas de media.

Además, obligan a seguir normas de protección estrictas, lo cual supone un estrés adicional para los profesionales sanitarios. “Trabajar con los elementos de protección es sofocante. Físicamente es agotador. Y psicológicamente se hace duro por el temor a resultar infectado y poder contagiar a personas de tu familia”.

Para atender el aumento de casos graves de Covid-19, numerosos hospitales están anulado cirugías programadas que podían requerir UCI. También se están habilitando algunas áreas de los hospitales, como las de semicríticos o de reanimación postoperatoria, para administrar cuidados intensivos.

“Nos ayuda que la afluencia a urgencias se haya reducido, por ejemplo porque hay menos accidentes”, señala Ernest Bragulat, adjunto a la dirección de Urgencias del hospital Clínic.

Por ahora Madrid es la comunidad más afectada, con un 59% de todos los casos de Covid-19 ingresados en UCI de España. Pero en Catalunya se espera un fuerte aumento de casos que requieren UCI en los próximos días después de que el número de diagnósticos se haya multiplicado por doce en la última semana.

“Nos estamos preparando lo mejor que podemos”, declara Joaquín López-Contreras, jefe clínico de enfermedades infecciosas del hospital de Sant Pau. “Espero que salgamos adelante razonablemente bien”.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados