Macri firmó una carta que dice que “la democracia se encuentra amenazada”


El ex presidente Mauricio Macri firmó una carta abierta publicada este jueves en la que varios líderes mundiales, Premios Nobel y organizaciones políticas advierten que el coronavirus trajo aparejada “una crisis política que amenaza el futuro de la democracia liberal”, y señalan que los “regímenes autoritarios” están usando “la crisis para silenciar a sus críticos y endurecer su control político”.

La carta, titulada “Una llamada para defender la democracia”, está firmada por unas 500 personalidades internacionales y un centenar de organizaciones políticas y fundaciones de todo el mundo. Entre los firmantes, se encuentran varios expresidentes como Juan Manuel Santos (Colombia), Fernando Henrique Cardoso (Brasil) y Osvaldo Hurtado (Ecuador), entre otros.

También figuran parlamentarios como el senador estadounidense Marco Rubio; el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa; el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) Luis Almagro y el defensor de derechos humanos chileno José Miguel Vivanco, entre otros. Por la Argentina, además de Macri, la suscribieron la excanciller Susana Malcorra; la exministra de Seguridad y titular del PRO, Patricia Bullrich; la extitular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso y la escritora Beatriz Sarlo.

Texto de la carta

“Algunos gobiernos democráticamente electos vienen combatiendo la pandemia concentrando poderes de emergencia que restringen los derechos humanos y reforzando el Estado de vigilancia sin consideración alguna por las restricciones legales, la supervisión parlamentaria o los marcos temporales para la restauración del orden constitucional”, dice el documento.

En opinión de los firmantes, la pandemia actual “amenaza algo más que la vida y el sustento de pueblos de todo el mundo” porque “es también una crisis política que amenaza el futuro de la democracia liberal” y agrega que “los regímenes autoritarios, y no es sorprendente, están usando la crisis para silenciar a sus críticos y endurecer su control político”.

Añade que los parlamentos “vienen siendo dejados de lado, los periodistas están siendo arrestados y acosados, las minorías están siendo convertidas en chivos expiatorios y los sectores más vulnerables de la población enfrentan nuevos y alarmantes peligros a medida que el cierre de emergencia de la economía asola por doquier el tejido mismo de las sociedades”.

Si bien el documento no menciona a ningún país, sostiene “no es ninguna coincidencia que la actual pandemia haya estallado en un país en donde el libre flujo de información está sofocado y en donde el gobierno castigó a quienes advirtieron del peligro del virus”.

Finalmente, declara que el coronavirus es “una advertencia urgente de que las libertades que valoramos se encuentran en riesgo y que no debemos darlas por sentado”, y considera que la pandemia “constituye un reto global sin precedentes a la democracia”.

“La democracia se encuentra amenazada y quienes se preocupan por ella deben acopiar la voluntad, la disciplina y la solidaridad necesarias para defenderla. Están en juego la libertad, la salud y la dignidad de los pueblos en todas partes”, concluye el texto.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados