magicScript

banner isva

main

Supermercados incrementaron su ventas online, pero sostuvieron sus ventas


La pandemia de COVID-19 y sus consecuentes restricciones a la movilidad dispararon el uso de tecnología para resolver las compras y el aprovisionamiento en hogares. Los consumidores se volcaron hacia el comercio electrónico y en segmentos esenciales, como el de productos de almacén, se notaron crecimientos notables, en especial en aquellos que pueden ayudar a preparar más de un tipo de comida.

Según un estudio de Practia Argentina, empresa de consultoría de negocios al que accedió Vivo247, en 60 días de aislamiento los supermercados duplicaron en promedio la cantidad de usuarios que los visitaron. Sin embargo, el tiempo de permanencia promedio no alcanza para la realización de una compra online.

Según datos recientes de SimilarWeb y de ComScore, la curva de visitas a los supermercados de Argentina durante la cuarentena mostró picos similares a los que se vieron en la última Navidad, con un crecimiento promedio de usuarios únicos de más de 90% respecto a febrero de 2020.

Según datos de MercadoLibre, en cuarentena, la cantidad de compradores online sólo habría crecido 40%, un dato que contrasta con el incremento de visitas. En este sentido, muchas empresas del sector enfrentan un desafío enorme.

Por un lado, tienen importantes déficits en términos de infraestructura para soportar esta suba, por otro no logran una buena experiencia del cliente entre las distintas plataformas, dado que no hay omnicanalidad ni multiexperiencia, sino una superposición de plataformas con problemas de coordinación.

Otro contraste es que, a pesar de que 70% de las personas inicia una búsqueda de productos esenciales a través del teléfono móvil, apenas 7 de cada 10 cadenas de supermercados en el país tienen desarrollada alguna app para mostrar sus propuestas de producto y precio y sólo 6 de ellas permite además iniciar un proceso de compra, sin grandes diferencias funcionales entre la experiencia en la computadora y en el teléfono.

El tiempo promedio de visita es de seis minutos, a todas luces insuficiente para completar una compra y las grandes cadenas mostraron caídas de ventas superiores al 1% durante el mes de abril frente al mismo mes del año pasado.

Todo indica que el nuevo desafío para los distintos actores involucrados en el segmento es ganar la última milla, es decir, quedarse con la relación digital directa con los clientes. Para vencer en esa batalla tendrán que entregar soluciones y una experiencia personalizada a los nuevos consumidores digitales, que no suelen dar dos oportunidades a una misma marca. Compartir en:

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados