magicScript

banner isva

inicio_main

Bayern: cuando lo colectivo prevalece por sobre lo individual

El reciente campeón de Europa volvió a levantar la orejona por sexta vez en su historia, batió récords por doquier y reconfirmó su poderío. Distintas variables han hecho a esta máquina alemana un tanque imbatible, a continuación repasaremos lo mejor de un conjunto inolvidable. Decir Champions League se ha vuelto una palabra común para el Bayern Munich.

El equipo de Baviera se acostumbró a protagonizar hasta las instancias finales en la competición. Ayer en Lisboa la ganó luego de siete años de no poder subirse al trono, a pesar de su carácter competitivo constante. Recaer solamente en el partido de ayer frente al Paris Saint Germain sería un error a la hora de analizar a Los Bávaros. 

Es más, el elenco de Hans-Dieter Flick (mucho se ha escrito sobre él en la previa, volveremos en un párrafo) se impuso a su par francés mostrando una breve versión de todo lo que puede ofrecer. Argumentos en su repertorio le sobraron para hacer una temporada exitosa. 

Sin dudas se ha visto el mejor concepto de EQUIPO en los de Munich. La influencia de la estructura, la táctica, la técnica y la aptitud física, combinado, ha formado una temible locomotora que se encargó de ganar absolutamente todo lo que disputó en el 2019/2020, pandemia mediante. 

El Bayern tiene cracks, eso está fuera de discusión alguna. Pero si hay algo más importante aun para destacar, es ese espíritu colectivo inquebrantable. El funcionamiento mata cualquier tipo de individualidad. Los alemanes hicieron escuela de disciplina y esfuerzo grupal. Todos corren, todos meten, todos juegan, siempre con un orden e idea clara como bandera. 

Nadie se creyó estrella ni se le cayeron los anillos por arremangarse y embarrarse los zapatos. En lo futbolístico, una presión asfixiante constante a la salida rival, la capacidad de asociación con precisión milimétrica (casi de robots), pases a un toque, distracción por un sector y vuelco de juego por el otro, laterales al ataque prácticamente como extremos sumándose a la ofensiva, superioridad numérica en todos los sectores del campo, intensidad, fueron las bases principales sobre las que se apoyó el modelo. 

El aporte de los más experimentados, como Neuer (decisivo con sus atajadas, una vez más), Alaba (reconvertido a central para dejarle la banda izquierda a un prometedor joven canadiense), Thiago (hace TODO bien), Muller (todocampista) y Lewandowski (máximo goleador en Bundesliga, Copa de Alemania y Champions), fue fundamental, dando el ejemplo y siendo los primeros en sacrificarse en pos del conjunto. 

A ello se le sumaron las realidades de Kimmich y Alphonso Davies, y un acompañamiento general en el cada uno hizo lo que tenía que hacer, entendiendo como, cuando y donde. 

Ahora sí, hablaremos del entrenador del Bayern. Se pudo conocer la historia y el pasado de Hans-Dieter Flick la última semana en diversos portales deportivo. Desde lo estadístico, lo suyo fue abrumador. Tras su asunción en noviembre de 2019 luego de la irregular campaña de Niko Kovac, Los Bávaros encadenaron la suma de treinta y tres victorias, un empate y dos derrotas en treinta y seis encuentros en total, sumando todas las competiciones. Su liderazgo se demuestra en la inclusión de Kingsley Coman por Perisic en la final. El croata venía siendo titular, sin embargo, el entrenador decidió apostar por el francés, y mal no le salió la jugada, ya que fue el propio Coman quién convirtió el gol que le dio el título a los alemanes. 

En 2020, solo una igualdad (Leipzig en Bundesliga), el resto, triunfos. Bestial. Fue en Champions donde adquiere mayor relevancia, ganando cada partido del torneo, sometiendo a instituciones de la talla de Tottenham (7-2 en Londres, todavía con Kovac), Chelsea y Barcelona (7-1 y 8-2 los globales, respectivamente). 

En definitiva, la suma de las partes pudo hacer un todo. El engranaje colectivo llevó a formar y consolidar un gran campeón, que quedará en el recuerdo. La muestra cabal de que cuando hay un plan y se cuenta con los intérpretes para ejecutarlo (no necesariamente los mejores) pueden lograrse cosas mayores.

Paulo Viglierchio

(Especial para RosariNoticias)



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

inicio_recent