Soldado que huye...sirve para otra guerra

El ex presidente, Mauricio Macri se fue esta semana a París. Junto a su familia, el ex mandatario abordó un vuelo de línea que lo depositó en la capital francesa, donde se hospeda en un hotel de lujo que cuesta unos dos mil euros díarios, algo que claramente no tendrá inconvenientes en abonar. Es una escala previa a su desembarco final en Suiza, donde lo espera su nuevo trabajo a cargo de la fundación de la FIFA. Su salida dejó sin dudas mucha tela para cortar, dentro de su propio espacio político y de la coalición de Gobierno.

No hace falta ser un estadista ni un experto consultor político para darse cuenta que el Poder Judicial es casi un apéndice del  poder político y que el panorama comenzaba a complicarse para Macri, al punto que ya le habían hasta reclamado su propio teléfono para investigar sus llamadas, en una de las tantas causas que se aceleraron desde que el Frente de Todos está a cargo de La Rosada. En este caso era por las escuchas, contra la oposición, sus aliados, su propia coalición política, y hasta integrantes de su propia familia. La tan mentanda supuesta independencia del Poder Judicial no existe.  

No es la única, la causa peajes, que investiga el otorgamiento de las concesiones de las principales corredores viales a firmas que le compraron los derechos al Grupo Macri, los parques eólicos, donde en un pasamanos su grupo empresario se quedó con cifras millonarias, los escandalosos incrementos de tarifas otorgados durante su Gobierno a sus amigos de la vida, la causa Correo Argentino,  la venta de Macair y el previo otorgamiento de rutas aéreas, sus sociedades offshore descubiertas por los Panamá Pappers, el escandaloso blanqueo de capitales de su familia, luego de su DNU ad hoc, modificando la ley que lo prohibía expresamente, el soterramieto del Sarmiento, etc.

El frente judicial se iría complicando con el correr del tiempo, indefectiblemente. Sería imputado,  indagado, procesado, y probablemente se le prohibiría la salida del país. No quiso someterse a ese escarnio ni sufrir en carne propia todo aquello por lo que pasó su antecesora, Cristina Fernández de Kirchner, a quien le allanaron propiedades, le inmovilizaron cuentas, desfiló por los tribunales de Comodoro Py y declaró en hasta ocho causas el mismo día y hasta incluso debía pedir permiso para dejar la Argentina para visitar a su hija, enferma y en rehabilitación en Cuba.

Dentro de su espacio político, las cosas no estaban demasiado claras. Si bien nadie podría discutirle su liderazgo, los funcionarios con responsabilidades de gobierno mantenían prudencial distancia. Muchos de ellos dependen de la billetera oficial para gobernar y si bien el federalismo es un bien declamado, en la práctica, la obra pública y la transferencia de fondos dependen todavía en mucho de la cercanía política. Incluso algunos, ante su silencio prudencial ya ensayaban ya macrismo sin Macri. 

Era mayor el poder de fuego agitado desde los medios, la prensa dependiente que todavía le responde que el que imponía su propio espacio político. Cada una de las decisiones de Alberto Fernández era objetada, discutida, caceroleada y hasta rechazada. Pandemia de por medio, cuarentena, liberación de detenidos, Vicentin, reforma judicial, son algunas de ellas, las más visibles, el incremento de retenciones al sector agropecuario, el impuesto a las grandes riquezas otras. Cada iniciativa tiene su enorme costo político para el presidente, que no tuvo siquiera esos primeros cien días de romance con el electorado del que gozan la mayoría de los mandatarios. De la "oposición responsable" prometida, no quedó nada, las salidas transitorias (como la de Carrió) fueron apenas repliegues estratégicos. 

Macri tiene ahora el camino liberado. Será más complejo el avance de las causas judiciales en su contra sin estar en el país. Cuando todos los caminos conducían a Roma, se corrió, se fue, no ta' más. Si un juez quiere indagarlo deberá pedirle su regreso, pero deberá tener una razón bien fundada. No tenía ninguna prohibición de salida del país al momento de ausentarse. Ante una requisitoria podrá presentarse mediante escritos por sus abogados, y difícilmente sea requerido de forma presencial. No sería tan fácil traerlo sin su voluntad expresa. Lo primero que dijo al llegar es que había arribado a un lugar donde "se vive en libertad y con responsabilidad". En libertad sobre todo. 

Desde lo político, su salida deja huérfano a su espacio, pero se sigue tejiendo por abajo. Bullrich  (Patricia) interpreta a la perfección el libreto de la derecha latinoamericana dictado desde el norte, para conservar el electorado, manteniendo privilegios, mostrándose reacios a ceder un centímetro, propiciando la antipolítica, con rebaja de salarios a funcionarios, legisladores, trabajadores estatales también propuesta por Bullrich, pero en este caso Esteban, oponiéndose al aborto legal, seguro y gratuito, política de seguridad de mano dura, la defensa a ultranza del campo, la libertad de mercado y los privilegios para los sectores más acomodados. 

La República y las libertades son las banderas, y ellos sus fieles intérpretes, ese es el mensaje, moldeado por los alfiles Lanata, Majul, Novaresio, Feiman, Etchecopar, Leuco, Winazky, Cristina Pérez y la reciente y flamante incorporación, Juanita Viale. El delibery troll's de Marcos Peña aún tiene altísimo poder de fuego para instalar los temas.  Hay gente (no poca) que les cree todo aquello que digan. Funciona, aún en las deplorables condiciones económicas que dejaron la Argentina en diciembre, sacaron el 40% de los votos, solo hay que esperar el desgaste natural del Gobierno para volver a dar el golpe. Si además viene un Nisman mejor, se le atribuye al opositor también la capacidad de eliminar adversarios asesinándolos, no importa si no hubiera pruebas, la sola sospecha ya representa agua para su molino. 

En un par de meses se sabrá si Macri decide regresar. Muchos hablan de fuga, en los papeles no es así. Podría, una vez llegado a Suiza declararse un perseguido político y pedir asilo, no hay extradición allí. Podría regresar incluso a poco tiempo de las próximas elecciones, afrontar lo que viniera desde lo judicial y presentarse como víctima de una persecución, y eso le redundaría en algunos votos más para obtener fueros legislativos. Sin dudas Macri salió ganando en su salida. Su papel acá no hubiera tenido sentido, su discurso poco convincente y sus sabidas dificultades para comunicarlo son mejor interpretadas por otros intérpretes. Lo suyo nunca fue la oratoria, y para ser opositor, hay que hablar más que hacer. El tiempo dirá para que está Macri. Por las dudas Kircher, en este caso Máximo, aseguró esta semana en Diputados que "siempre fue mejor turista que presidente". Por ahora pasea y descansa, pero puede volver a la camisa celeste  y el baile en cualquier momento. 

Fernando Paulo Viglierchio

(Especial para RosariNoticias)



    



 

          






Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados