Calificadora de riesgo sacó a la Argentina del default tras la reestructuración de su deuda

La Argentina salió oficialmente de su noveno default, después de que Standard & Poors (S&P) Global elevara su calificación crediticia tras la reestructuración de USD 65.000 millones de deuda emitida bajo legislación extranjera. La firma elevó la calificación a CCC+ con perspectiva estable desde su estado anterior de “default selectivo”, luego de que el país emitiera nuevos bonos el 4 de septiembre para reemplazar los antiguos, que habían estado en default desde mayo.

La agencia calificadora elevó la calificación crediticia soberana de largo plazo en moneda local y extranjera de Argentina para la deuda de ley local e internacional en moneda extranjera. 

“Este importante paso hacia adelante brinda la oportunidad al Gobierno de articular un plan más amplio para abordar varios desafíos macroeconómicos pospandemia, negociar un nuevo programa con el FMI y trabajar para enmendar los atrasos con el Club de París”, escribió S&P Global en un comunicado.

La calificadora remarcó que la decisión de mejorarle la nota a la Argentina se toma luego de que el país haya concluido sus “complejas reestructuraciones de USD 66.000 millones de deuda bajo ley extranjera y más de USD 40.000 millones en deuda bajo ley local, las cuales implican disminuciones menores en el valor nominal y, lo que es más importante, una reducción significativa en cupones y servicio de deuda durante los próximos tres años, que proporciona un importante espacio fiscal”. 

Según remarcó S&P, la perspectiva estable de las calificaciones de largo plazo equilibra los riesgos derivados de los desafíos macroeconómicos que permanecen (como la alta inflación, el bajo crecimiento, los grandes desequilibrios fiscales estructurales, las altas necesidades de financiamiento y la presión constante en los mercados de divisas) frente a una situación favorable en materia de amortizaciones en el corto plazo.

“La perspectiva estable de nuestras calificaciones CCC + refleja los desafíos que enfrentan las autoridades argentinas para fortalecer los fundamentos débiles y los desequilibrios en la economía frente al espacio fiscal proporcionado por las diversas reestructuraciones de deuda. 

Con la compleja reestructuración completada, esperamos que el gobierno gire completamente su enfoque hacia iniciativas para impulsar el crecimiento, reducir la inflación, financiar un déficit fiscal aún alto y manejar las presiones cambiarias, entre varias distorsiones macroeconómicas prevalecientes”, enfatizó la calificadora. 

Además, agregó que el Gobierno acaba de iniciar conversaciones con el FMI para un nuevo acuerdo; diálogo que brinda la oportunidad de diseñar una estrategia económica general y saldar también los atrasos que el país tiene con el Club de París.


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados