magicScript

banner isva

main

Presencial o nada, Cambiemos se opone a la continuidad de las sesiones remotas en el Congreso

Juntos por el Cambio encontró la manera de obstaculizar el funcionamiento del Congreso Nacional y no precisamente por aglutinar entre sus filas el mayor número de legisladores, sino por oponerse a la continuidad de la realización de sesiones virtuales. Tras la polémica sesión en Diputados donde Sergio Massa los excluyó del quorum reglamentario a pesar de estar presentes en el recinto, ahora los legisladores macristas sentaron postura firme.   

Muy lejos de mostrarse como la oposición seria y responsable que Macri <ya de regreso en la Argentina tras su viaje a Francia y Suiza> prometió en diciembre, Cambiemos utiliza un remañido artilugio para intentar eludir el funcionamiento legislativo en minoría justo cuando el oficialismo negocia con aliado y se dispone a acelerar en varios temas que no son del agrado opositor. El resto de los bloques legislativos opositores, aún en disidencia en la mayoría de lo temas sesiona, firmó la renovación del protocolo remoto, pierde en las votaciones por escándalo, pero debate y funciona.  

Opuestamente a lo que sucede en varias administraciones lideradas por Ejecutivos que pertenecen al signo político que ellos representan, donde se desarrolla con normalidad la labor legislativa, e incluso se reforma la Constitución, como en Mendoza, a nivel nacional la primera fuerza política de la oposición en la Argentina, se niega a seguir sesionando de forma virtual, chicaneó el oficialismo. O el acuerdo alcanzado por el ministro de Economía Martín Guzmán con acreedores externos efectuado por Zoom, fueron algunos de los ejemplos. 

La mal llamada "Reforma Judicial", que en realidad no lo es porque no avanza sobre temas esenciales de la Justicia sino que es más bien una reforma del fuero penal federal, que no afecta ninguna de las causas en ejercicio, no designa nuevos miembros de la CSJ, no modifica la composición del Consejo de la Magistratura, ni la Procuración, es el principal escollo a la continuidad legislativa, ya que Cambiemos alega que se busca la impunidad de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kircher, aunque no precisa en que parte del articulado. 

No es el único tema, el también mal llamado impuesto a la riqueza, que no lo es, porque se trata de una contribución extraordinaria, en momentos de pandemia, con destino específico de los fondos, y que solo afectará a 1200 argentinos también divide aguas. No sólo porque la familia Macri, luego de blaquear gran parte de su patrimonio gracias al DNU del ex presidente que permitió a allegados hacerlo, contradiciendo lo que la ley establecía, sino a un cúmulo de millonarios afines al ex mandatario. 

Ayer se retiraron del recinto en Senadores y el oficialismo avanzó sobre la regulación de la telefonía celular, la TV por cable e Internet. Alegaban que las empresas dejarían de invertir, que se estaba violando la propiedad privada, la previsibilidad empresaria y nada dijeron de los derechos de usuarios y consumidores que en plena pandemia, con notable retroceso de recursos debían afrontar los aumentos ya anunciados y que ahora deberán retrotraerse. 

La postura de los legisladores de la oposición macrista es que no debería tratarse nada en lo que no hay acuerdo o cosas exclusivamente de temas relacionados por la pandemia. Por funcionamiento remoto ya se habían opuesto también a la ley de alquileres, la moratoria impositiva y otras iniciativas promovidas por el Poder Ejecutivo.

Se negoció en la semana una salida al conflicto legislativo, se arrimaron posiciones, pero ayer hubo un cambio de actitud y salió de la reunión del interbloque la postura firme de oponerse a que siga funcionando el Congreso si no es de forma presencial, algo que en las actuales circunstancias y por un tema sanitario y de salud, resulta imposible. Irán hasta la Corte Suprema de Justicia incluso para buscar aval judicial a su postura. Judicializar la política y politizar la Justicia, de eso se trata, un laberinto del que costará salir, a menos que alguien aporte algo de cordura. 

Las posturas parecen irreconciliables, Quizás deba buscarse otro ámbito legislativo de mayores dimensiones que el Congreso para sesionar, donde pueda guardarse el distanciamiento social preventivo y obligatorio. La cámara baja santafesina eligió autoridades en el Paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral por ejemplo. De todas formas, hay  muchos legisladores que no trabajarán en forma presencial, las sesiones deberán ser mixtas. Por razones de edad avanzada o enfermedades consideradas de riesgo, no es aconsejable que abandonen sus provincia para trasladarse hasta la Capital Federal. El Parlamento es uno de los pilares sobre los cuales se afirma nuestro sistema republicano, con mayorías y minorías, eso es circunstancial. Amerita un acuerdo de institucionalidad que les permita ejercer el derecho y la obligación de legislar. 

Fernando Paulo Viglierchio

(Especial para RosariNoticias)             








Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados