magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Schwartzman venció a Shapovalov y jugará la final de Roma frente a Djokovic

Diego Schwartzman dio otro paso muy trascendente en su carrera al derrotar al canadiense Denis Shapovalov (14° del ranking) por 6-4, 5-7 y 7-6 (7-4), en 3h15m, y avanzar, en Roma, a su primera final de Masters 1000. Este lunes, desde las 12 de la Argentina (ESPN), el Peque definirá el título en el Foro Itálico con el número 1 del mundo, el serbio Novak Djokovic, que en el primer turno de la jornada superó al noruego Casper Ruud por 7-5 y 6-3.

El jugador entrenador por Juan Ignacio Chela y preparado físicamente por Martiniano Orazi ingresará por primera vez en el Top 10 en caso de consagrarse campeón en Roma. Hasta aquí, su mejor posición histórica fue 11°, en junio de 2018. Además, Schwartzman es el primer argentino en el partido por el título de Roma desde Guillermo Coria en 2005 (perdió con Rafa Nadal). 

Con todo el impulso y la confianza ganada en el match frente a Nadal (el mejor jugador de canchas lentas de la historia), Schwartzman (28 años; semifinalista de Roma en 2019) le quebró el saque rápidamente al zurdo Shapovalov en el segundo game y se adelantó 2-0. Peque siguió adelante, sirvió para set, pero le quebró el saque el canadiense (4-5). Sin embargo, a los 49 minutos de partido, el bonaerense volvió a romperle el servicio al jugador entrenado por el ruso Mikhail Youzhny (8° en 2008) y cerró el parcial inicial por 6-4.

En el segundo set arrancó sirviendo el argentino. Shapovalov, cuartofinalista en el último US Open (perdió con el español Pablo Carreño Busta), quebró en el quinto game (3-2). Schwartzman sacó 2-4 y 15-40, pero luchó y sostuvo su servicio (3-4). Shapovalov sacó para ganar el set (5-4), pero Diego reaccionó y le quebró (5-5). Pero en el undécimo game, el argentino volvió a ceder su saque (6-5 para el norteamericano). En un match lleno de nervios, Shapovalov, con un artístico revés de una mano, sacó para cerrar el segundo set, el argentino contó con un break-point, pero el zurdo se defendió con efectividad y, a la hora y 48 minutos de partido, logró el segundo set, por 7-5. 

 Antes del arranque del tercer final, Shapovalov recibió asistencia del fisioterapeuta en la zona lumbar. Schwartzman comenzó sacando (1-0). El segundo game resultó clave, ya que duró once minutos y el argentino tuvo tres chances de quiebre, pero Shapovalov se defendió (1-1). A continuación, el norteamericano le rompió el servicio al argentino (2-1). 

Pero lejos de crecer y despegarse en el score, la inestabilidad en el servicio le volvió a jugar en contra y volvió a conceder su saque, inclusive, con una doble falta (2-2). Si bien lo mejoró en los últimos años, el saque está lejos de ser un golpe confiable para Schwartzman y, una vez más, no pudo sostenerlo (3-2, Shapovalov). 

El subibaja emocional (y la imprecisión) volvió a poner a Schwartzman en el camino: en el octavo game, le quebró el servicio al rival (4-4). Pero, otra vez, Shapovalov volvió a quebrar (5-4) y sirvió para match., ¡pero nuevamente falló! Schwartzman quebró (5-5). Siguieron con dientes apretados y llegaron al tie-break, donde terminó imponiéndose Schwartzman, con el corazón. 

El Peque, con tres títulos (Estambul 2016, Río de Janeiro 2018 y Los Cabos 2019) y cinco finales, disputará, en el Foro Itálico, el partido más importante de su carrera. Su obstáculo será Djokovic, el cuatro veces campeón de Roma y a quien nunca pudo vencer en cuatro enfrentamientos. Pero la de este lunes será otra historia. Y nadie más optimista que Schwartzman para continuar soñando en grande.


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent