magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Central ganó en Mendoza por 1 a 0 y sigue con chances



Central llegó a suelo mendocino con la soga al cuello y poco crédito, ante un equipo al que había vencido en la primera fecha de la Liga Profesional. El "enojo" del Kily González tras la derrota ante Banfield en el Gigante y la contundente frase de que "vería quien está a la altura de jugar en Central" no se tradujo en cambios drásticos y quedó en mera amenaza. 

Salió con una línea de tres defensores, con el retorno de Rinaudo, lejos de su mejor forma física pero indispensable en este equipo y la modificación obligada de un pobrísimo Martínez por Torrent, que no jugará hasta el año próximo por lesión. 

El equipo local tiene los mismos problemas que el elenco de Rosario, varios juveniles y un plantel diezmado, sin jugadores de jerarquía y para colmo de males al Morro García, el único distinto lejos de su mejor forma física. 

Emiliano Vecchio <la figura de la cancha> de tiro libre casi vence a Ibáñez en la primera, de tiro libre y algo de ayuda del sol. Novaretti cabeceó de pique al piso tras un córner y puso el marcador 1 a 0, con  complicidad del arquero. 

El Tomba salió obligado y casi llega al empate, pero una salvada de Miño y el palo se lo impidieron. Tuvo otra muy clara el local, pero el delantero le erró a la pelota cuando estaba abajo del arco y el balón dio contra su pierna de apoyo.

Acumular defensores no siempre implica defender bien y eso quedó al desnudo, cuando lo atacaron Central sufrió y el primer tiempo no terminó empatado por la buena fortuna de los del Kily y la falta de puntería del los locales. 

Después de ver lo mostrado en Mendoza en los primeros '45 quedaron algunas cosas claras,  nada cambió en Central a pesar del enojo de su DT y ambos equipos son los perores sin dudas de la zona en la que compiten, muy lejos del nivel de River y Banfield.   

Con indisimulables carencias, Godoy Cruz fue en busca del empate, y chocó con una férrea defensa que le planteó el Canalla, que apretada contra Miño resistió, sacó todo sin importar la forma. De no ser simpatizante de alguno de los dos equipos que se enfrentaron esta tarde, difícilmente alguien pueda haber resistido los segundos '45 minutos, que fueron soporíferos. Cualquier capítulo repetido por decimoquinta vez del Zorro, podría haberle quitado un televidente a semejante espectáculo de "fútbol". 

En la segunda etapa las "emociones" llegaron sobre el final. Goñi tenía que empujarla nomás para marcar el empate, pero falló su disparo, que se fue apenas desviado por encima del travesaño. En la réplica, el ingresado Marinelli ganó en velocidad y se metió en el área, preparaba su disparo de zurda, mano a mano con Ibáñez, pero justo lo empujaron desde atrás. Pitana ignoró el penal, tan grande como todo el Malvinas Argentinas de Mendoza. 

El equipo del Kily consiguió el objetivo de traerse los tres puntos de la tierra del buen vino. Jugó a lo que pude jugar, para más no le da, ante un equipo plagado de limitaciones que perdió 20 de sus últimos 25 partidos y que está en Primera División sólo por la suspensión de los descensos. Godoy Cruz tuvo dos yerros abajo del arco que debieron ser el empate, no hay que engañarse, Central ganó, pero no fue más que uno de los peores planteles del fútbol argentino.       




Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent