magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Estados Unidos aprobó la vacuna de la biotecnológica Moderna contra el coronavirus

 


Otro paso más hacia la luz que se ve al final del túnel. La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos concedió la noche de este viernes la autorización de emergencia a la vacuna de la biotecnológica Moderna, lo que supone la distribución a partir de la próxima semana de 5,9 millones de dosis. 

Este nuevo inmunógeno llega después de que la alianza entre Pfizer y BioNTech, cuyo antídoto se aprobó hace siete días, ya haya repartido por EE.UU. 2,9 millones de dosis y se espera que en los próximos días distribuya otras tantas. 

El doctor Stephen Hahn, director de la FDA, señaló en un comunicado que “con dos vacunas disponibles para la prevención de la Covid-19, la administración ha dado otro paso crucial en la lucha contra esta pandemia global, que está causando un gran número diario de hospitalizaciones y muertes en Estados Unidos”. 

La euforia por la irrupción de estos antídotos, por ahora de alcance muy limitado, llega en un momento en que el país pasa por una de las peores situaciones en la propagación del patógeno. Este viernes se constató otro récord al producirse 247.000 nuevos positivos, por lo que el total sobrepasa los 17 millones. 

Además, más de 114.000 enfermos se encuentran hospitalizados, por lo que muchos hospitales están al borde del colapso. A esto se añade otro registro único: el jueves se contabilizaron 3.600 defunciones, cifra que no se había alcanzado en todos estos meses de crisis sanitaria. 

El número seguía estando por encima de los 3.000 este viernes, para sumar 313.000 fallecidos desde febrero. “Es un momento histórico”, señaló el doctor Anthony Fauci, el rostro de la ciencia de la Casa Blanca, sobre la aprobación de dos vacunas en una semana y tras menos de un año de trabajo. 

“Esta es una investigación biomédica que ha culminado en un tiempo récord, en el sentido de que nunca antes nadie se lo habría podido imaginar”, añadió. 

A pesar de la aceleración en la indagación y producción, el doctor Hahn remarcó que el suero “cumple totalmente unos rigurosos estándares de seguridad, efectividad y calidad de fabricación necesarios para respaldar la autorización de emergencia que los estadounidenses esperan de esta administración”. Su afirmación trata de socavar las reticencias que muchos ciudadanos han expresado ante esa vacunación. 

Según una encuesta, el 42% de los republicanos dudan de recibirla, por un 12% de los demócratas. El movimiento anti vacunas no es nuevo, pero la velocidad de este caso añade más dudas. Salvo el presidente Donald Trump, enrocado en sus fantasías conspirativas para edulcorar su derrota, otros relevantes figuras políticas han empezado a dar ejemplo.

Ayer delante de las cámaras, recibió la inyección el vicepresidente Mike Pence, de 61 años, y su esposa, Karen. “No he notado nada”, confesó después del pinchazo. Horas más tarde pasaron por la prueba Nancy Pelosi, de 80, líder de la mayoría demócrata y presidenta de la cámara de representantes, y Mitch McConnell, de 78, jefe de la mayoría republicana en el Senado. El lunes serán vacunados el presidente electo, Joe Biden, de 78 años, y la futura vicepresidenta Kamala Harris.


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent