magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Finaliza hoy el Reino Unido del proceso del Brexit

 


"Si alguien tiene algo que objetar a esta unión, ahora es el momento de decirlo", desafió Boris Johnson ayer al Parlamento británico, como un cura en las bodas religiosas antes de dar su bendición y proceder al intercambio de besos y anillos. 

Pero de los 594 miembros de la congregación presentes en el acto, solo 73 –en su gran mayoría nacionalistas galeses y escoceses, unionistas norirlandeses y liberales– alzaron la mano para alegar sus razones en contra de la nueva relación entre el Reino Unido y la Unión Europea. El resto se callaron como muertos. 

Solo que lo que bendijeron ayer la Cámara de los Comunes primero y la de los Lores después –a toda prisa, por la vía exprés, para que todo el mundo se fuera a su casa a celebrar el Fin de Año– no fue precisamente un matrimonio, ni tampoco un divorcio (ya estaba hecho, el Brexit en sí mismo), sino una especie de relación adúltera y pecaminosa de convivencia (acuerdo comercial) en la que Gran Bretaña seguirá yendo a la cama con los Veintisiete para no tener que pagar tarifas y aranceles, pero al mismo tiempo se reserva el derecho a acostarse con quien quiera (China, EE.UU., Japón, Australia, Corea del Sur...) con un espíritu libre (dentro de lo que cabe) y moderno (según lo que se entienda por modernidad), pero no necesariamente muy práctico.


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent