magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Peretti: "El paro del campo fue absolutamente político, ganaron el 30% en dólares el año pasado"

 


El productor agropecuario santafesino, Pedro Peretti, ex presidente de Federación Agraria Argentina se prestó a una extensa entrevista con el conductor radial Juan Fanara por LT8, para analizar los motivos del paro de 72 horas dispuesto por la Mesa de Enlace que finalizó hoy. Conocedor como pocos de la rentabilidad del sector, y su problemática, deja declaraciones que parecen de contenido indispensable para conocer a fondo un tema del que mucho se habla, y poco se sabe. Reproducimos la nota completa. 

Fanara.— Pedro, quiero consultarte sobre mis compañeros de estudios centrales hablaban de 30.000 toneladas por día. Los que no estamos en el tema, calcular 30.000 toneladas... es una cifra importante, pero, insisto, como no estamos en el tema no sé si eso es mucho o poco, pero el lock-out patronal continua, es decir ¿el diálogo no ha sido fructífero o falta acordar alguna otra cosa más? ¿Cómo está?

Peretti.— Y, lo que pasa es que este paro tiene una connotación estrictamente política. No es un paro gremial. No hay ninguna justificación gremial para hacer un paro de esta naturaleza. Primero, porque el gobierno no prohibió vender el maíz en el mercado interno. Primero, porque el maíz en el mercado interno no bajó un peso. Nadie tocó un peso acá. Suspendió apenas por 60 días la comercialización exterior, para abrir una negociación con la cadena industrial. No sé por qué la Mesa de Enlace decreta un paro. Pero encima que decreta un paro, el señor Carlos Achetoni, hoy, reconoce que él tenía unas ganancias del 30 % en dólares. 

Fanara.— Claro, es una cifra que… 

Peretti.— Es inexplicable la impericia, es inexplicable que haya un paro en el medio de que tenemos un 40 % de la gente debajo del nivel de pobreza, con una pandemia mundial que azota y asola las economías de todo el mundo, saliendo de una media del gobierno nacional que le acaba de devolver a 35.746 productores casi 6.000 millones de pesos; 10.259 pequeños y medianos productores de soja de la provincia de Santa Fe recibieron 1.682.000 de pesos de devolución de retenciones, hace una semana; le sacan las retenciones a 40 productos de la economía regional. Y el señor Achetoni, que no sabe dónde está parado, dice que ganaron el 30 % en dólares ¿y van al paro? Es una irracionalidad, digo, que no tiene ninguna razón de ser. Esto demuestra que es un paro estrictamente político, que no representa los intereses de lo que está pasando en la agricultura. 

Fanara.— Escuchaba, las cifras….Claro, decir hoy que alguien ha ganado el 30 % en dólares, puede resultar irritante para algunos. La pregunta es que estamos muy mal parados porque esto que acabás de contarnos normalmente el ciudadano común, el señor que me escucha hablar con vos, y que va en un taxi o está en su casa, no tiene acceso a estos números. 

Aparecerán algunos señores que me van a dar cifras y datos, y uno va a decir «caramba, el gobierno está destruyendo al campo». A mí me gustaría, a ver, no por una cuestión de rating, verte sentado en un programa de televisión analizando estos números que vos acabás de dar, con un señor que dice «bueno, acá hay que hacer el paro porque yo no puedo más, solo gané el 30 % de ganancias». 

Digamos, porque si no le contamos toda la película a la gente, nos morfamos todo en la radio, y decimos «este gobierno está loco, no quiere que entren dólares al país». 

Peretti.— Lo dijo el señor Achetoni, están las declaraciones que le hizo a un periodista, está en todos los portales, «hemos ganado un 30 % en dólares». ¿Es un pecado? No es un pecado, el pecado es quejarte en ganar un 30 % en dólares, con el 40 % … 

Mire, Humberto Volando siempre nos decía una cosa, dijo «miren muchachos, en el gremialismo agrario no se piensen que ustedes son los únicos que están sobre la tierra, hay docentes que tienen que cobrar, hay trabajadores que tienen que cobrar, hay jubilados que tienen que cobrar una pensión digna, hay que tener en cuenta siempre el contexto y hay que compatibilizar, porque si nos cotamos muy solos después nos ganamos el odio del conjunto de la sociedad, y eso nos quita fuerzas porque nosotros somos muy poquitos en el sector agropecuario». 

Eso nos lo repetía siempre don Humberto Volando. Es lo que no han aprendido estos muchachos. Porque esta es una medida estrictamente política, no hay otra explicación. Porque, a ver, a mí me da vergüenza decir «mirá, me voy al paro», ¿y cómo? «a ver, gané un 30 % en dólares, me acaban de devolver retenciones». Todos los números que tiré son números reales. 

Fanara.— Por eso queríamos hablar con vos, insisto, no pongo en duda tu palabra. El tema es que nos ha tocado alguna vez hablar con don Humberto, ahí en Mitre y San Luis y tomar unos mates y comentando este tipo de historias. 

El tema es que tengo la sensación que en algún momento la Federación Agraria se alejó un poquito de los principios de don Humberto, no? 

Peretti.— No, esta Federación Agraria no existe más, ni en lo formal, ni en lo real, está cerrada con candado, no tiene ni para pagarlos sueldos, la han destruido, la han vaciado y la han alquilado a la derecha política de este país, la han puesto como furgón de cola de la derecha. Es un papel muy triste que da mucha pena, yo llevo 42 años de socio de la Federación Agraria, ininterrumpidos, no son dos días, y he pasado parte de mi vida y de mis días ahí y le he cortado rutas a todos los presidentes de la República, defendiendo los intereses de los pequeños y medianos productores. Y cuando veo ahora colgar a la Federación Agraria, la bandera de la Federación Agraria, como furgón de cola de la Sociedad Rural Argentina, me produce una gran tristeza, porque no se merece que una entidad centenaria como esta termine de la manera que la hicieron terminar. 

Fanara.— Ahora, yo tengo una teoría y la pongo a tu consideración. Un sector que hoy hace un paro, que tiene una carga política, a ver, yo por ahí soy un tipo prejuicioso y considero que la Sociedad Rural nunca ha estado cerca de las ideas nacionales, pero la Sociedad Rural también le cavó la fosa a Macri no liquidando cereales porque jugaban a que quería un dólar de 20/25, 30/35. 

Digamos, es un grupo de muchachos que no tienen paz, no tienen descanso, no tienen ningún tipo de problema. Estar aliados con ellos es estar esperando en algún momento la traición de gente que evidentemente tiene esa habilidad de hacerlo, Pedro. 

Peretti.— Y bueno, la Rural le puso el ministro de Agricultura a Macri, que es Etchevehere, viste. Fíjate de qué personas estamos hablando, de qué talladura moral estamos hablando. Etchevehere. Si entre hermanos mexicanea a la hermana, ¿qué podés esperar? ¿qué conducta podés esperar en favor de la patria y de los que menos tienen? Ninguna, eso está más que claro. 

Acá el problema central es que, me parece, los pequeños y medianos productores tienen que entender que no es contra este gobierno, es junto con este gobierno, pero también encontrar una solución para que el maíz no termine descalabrando la economía per se a la importación de inflación que significa el aumento constante de los precios internacionales, ahí estamos importando inflación y estamos en peligro, corremos un serio peligro en la estabilidad inflacionaria del país. 

Vos imagínate que el maíz costaba en el mes de julio 9.000 pesos la tonelada, hoy vale 19.000; la soja costaba 14.000, hoy vale 29.000; la soja y el maíz, que nosotros no los comemos en forma directa, sí los comemos en forma indirecta porque son dos componentes básicos de la dieta de vacas, chanchos, gallinas, pollos y cerdos y vacas lecheras, leche, huevo pollo, carne de vaca y carne de cerdo. 

Fijate vos, es un componente esencial en la mesa de los argentinos y nosotros exportamos lo que comemos, somos uno de los pocos países del mundo que tiene esa característica. Con lo cual hay que tratar de disociar los precios locales a los precios internacionales, porque hoy ya de lo que va a enero el aumento de la canasta básica del alimento es 1.2 y tiene que ver con esto: con la importación de inflación externa. ¿Me entendés? 

Porque la carne aumentó un 100 % el año pasado y la inflación fue del 36 %. Entonces, hay que hacer un proyecto que sea sustentable desde el punto de vista ganadero. El plan ganadero en Argentina no puede ser un plan ganadero en el que el asado cuesta 1.500 pesos el kilo y bajar el consumo a 15 kilos per cápita/por habitante, porque eso no es sustentable políticamente, porque la carne además de ser un producto alimenticio, en Argentina, es un bien cultural. El bife y el asado, forman parte de la cultura nacional, es como el Che Guevara, Evita y Maradona, el bife de chorizo y el asado. 

Es parte de eso y entonces tiene un componente que hay que analizarlo seriamente, no es para tomarlo para la chacota, no es que «bueno, no se puede comer carne, comamos otra cosa». No es así, no es así porque hay cuestiones políticas que llegan a un punto que se corta y que la gente termina puteando, con razón, porque la carne no la puede comer más, va a ser un privilegio del sector minoritario en la Argentina. Va a poder comprarse una chata y un kilo de asado. No es así. Este no es el país que queremos, no es el país por el que luchamos, nosotros queremos un país para los 44 millones de argentinos y no para el que esté incluido solamente un grupo y el resto lo mire desde afuera. 

Fanara.— Pedro, la carne que no comemos nosotros, porque hemos bajado todos, también lo experimento en mi economía familiar, directamente se exporta todo. 

Peretti.— Todo. Todo a China. China puede comprar todo lo que produce Argentina. Ese mercado se chupa todo lo que le vendamos. Si nosotros mañana reducimos el consumo de carne a 0, la colocamos toda, no queda nada sin vender. 

Fanara.— Nuestro principal socio económico puede ser también responsable de nuestro fracaso económico interno. 

Peretti.— Nuestro principal socio económico sigue siendo Brasil, pero China en estos momentos es un socio importante que puede transformarse en el primer socio económico. Pero, bueno, lo que pasa es que las políticas no es la libertad…, el mundo de una libertad de mercado absoluta no existe, no existe en este país. 

Fanara.— En ningún lugar. 

Peretti.— Ejemplo, Japón. Japón consume arroz, el arroz no se puede exportar en Japón. Andá a EE.UU. a ver si se puede hacer lo que querés, la agricultura norteamericana está llena de regulaciones y — te aclaro— regulaciones que parecen estar hechas por Fidel Castro, no por un norteamericano. 

En el estado de Nebraska no pueden comprar tierras las sociedades anónimas ni los extranjeros, por ejemplo, por enmienda constitucional. Digo. En EE.UU. se fija por ley, te obliga el Estado a dejar campos sin sembrar para preservar el suelo. 

Digo, hay un montón de cosas que no nos cuentan o que las cuentan cambiadas. Y en Europa, ni te dijo nada, la cantidad de regulaciones que hay, con los transgénicos, las ambientales, esto, lo otro. Hay regulaciones de todo tipo en el mundo, no es como nos quiere hacer creer la derecha argentina, que es libertad de mercado absoluto, que nadie intervenga, yo hago lo que quiero, no importa. 

 ver. En Argentina, 2790 productores tienen el 60/70 % de la soja de este país. 2700. 1200 tipos son los dueños de las tierras cultivables de Santa Fe. 1200 tipos son los dueños del 60 % de las tierras en Santa Fe. El nivel de concentración es obsceno. 5680 familias son dueños 85.000.000 de hectáreas. Los números son obscenos, dan miedo por el nivel de concentración. 

Fanara.— Irrefutables. Es un tema político y tiene consecuencias o derivaciones de sustento económico. El tema es que un sector de la derecha ha sabido primero, <lo digo con vergüenza>, ha sabido comprar silencios y voluntades, y después le ha agregado una inteligencia para crear un mundo de fantasía que no existe. Yo no tenía esto que vos me decís que en EE.UU. Una sociedad anónima no puedo comprar tierras, cuando uno ver que acá a nuestro campo lo compra una sociedad anónima y nadie sabe quién es y demás, y uno lo acepta con alegría porque esto no lo conocemos. 

Digo, la pregunta es, si ¿no ha faltado a un sector de la sociedad encontrar la forma de comunicar, para que no sea solo esta voz tuya, charlando con un periodista que desconoce el tema agropecuario, como yo, y que tengamos un frente como para poder entregar la otra parte de la película que no le estamos mostrando a la gente, nos falta organizarnos para enfrentar esta situación que es una batalla evidentemente cultural, económica y política en la Argentina? 

Peretti.— Coincido totalmente con esa interpretación, no le agrego una coma. Solo te agrego que en el estado de Nebraska, me refería yo, por enmienda constitucional no se puede comprar tierras. A lo mejor en otros estados sí. No le agrego una coma, acá hubo un gran filtro cultural de la oligarquía terrateniente argentina que fue invisibilizada concentración económica y el tamaño de las explotaciones agropecuarias. 

Acá nunca se discute el tamaño de las explotaciones agropecuarias, nunca, eso pasa desapercibido. En la política industrial están las PyME, las mini PyME, hasta diez empleados, hasta cincuenta empleados, hasta 100.000.000 de facturación, hasta 100 empleados, grandes empresas, está todo dividido, todo segmentado. 

¿El campo? Ellos son el campo. Pero ¿cómo no son lo mismo? Un tipo que tiene 100.000 hectáreas, que otro que tiene 500, otro que tiene 50 y otro que es un inquilino u ocupante precario del campo. Son todas realidades distintas, no se pueden tratar iguales a los que son estructuralmente distintos. El no discutir el tamaño de las explotaciones agropecuarias, invisibilizar el latifundio es el gran triunfo cultural de la derecha histórica en la República Argentina. Y ese es el principal problema que tiene el desarrollo de las fuerzas productivas de nuestro país y el principal obstáculo de la industrialización.

Porque el problema no son los 70 años de peronismo, el problema son los 120 años de la oligarquía terrateniente en la Argentina que siempre tuvo un proyecto para minorías, agroexportador, y que cada vez que llegó un gobierno popular que quería industrializar el país, repartir trabajo, bienestar y un poco de justicia, lo bombardeó por todos lados, hasta lo derrocó, lo persiguió, le aplicó el lockout, le hace la vida imposible. 

Entonces, eso realmente es muy caro porque es un problema político, como muy bien decís vos. Sr. 

Fanara.— Me gustaría que a tu voz la acompañaran otras herramientas, otros actores, C.G.T., universidades, organizaciones y distintas corrientes políticas. Pero, no sé si yo estoy desinformado o hay silencios que te sorprenden a vos mismo también. 

Peretti.— Creo que cada vez somos un poquito más. Todos los días sumamos a un adepto más a esta causa, yo en última instancia soy un modesto chacarero periférico que vive en Máximo Paz, a 100 kilómetros de Rosario y a 400 de la Capital Federal. Uno tira una piedrita de vez en cuando para que haga ruido, levante alguna ola en algún arroyito de provincia. 

Pero claro, lo que hay acá es una gran decepción del campo nacional y popular que ha abdicado de discutir el problema agropecuario como tema central en la agenda política del país, así de barrida. Lo que sí creo, a veces se lo digo a Yasky cuando conversamos, que la C.G.T. y la C. T. A. en la discusión paritaria el primer ítem será mejorar el salario, recuperar los salarios, no sé cómo discutirán ellos; pero el segundo ítem tiene que ver esencialmente con el costo y la producción de los alimentos, porque el problema del hambre en el mundo no es por un problema de producción de alimentos es un problema de salario, de poder adquisitivo, de distribución de la riqueza, hay alimentos para que se alimenten los 7.000 millones de habitantes que somos, el problema es que de qué te sirve tener la carne colgada en el gancho de la carnicería si no tenés plata para comprarla. 

Ese es el verdadero debate. El precio de los alimentos tiene que ser un debate central en la discusión salarial en la Argentina, porque vos le das un aumento de salario a los trabajadores y la concentración monopólica y la producción de alimentos — no te olvides que veinte grupos económicos explican el 80 % del abasto de los supermercados — vía inflación en vez de mejorar la calidad de vida de los trabajadores terminan mejorando los balances de Coto, Carrefour o de La Anónima, ¿se entiende? 

Fanara.— Sí. 

Peretti.— Su poder económico se termina chupando todas las mejoras salariales, van a parar a los balances de ellos y no a mejorarla calidad de vida de los trabajadores. 

Fanara.— Peleamos como organizaciones por el bono de 5000 pesos para Navidad, para Año Nuevo, o de 10000 por la pandemia y demás, en realidad lo que hacemos es postergar un poquito más el fracaso. 

Peretti.— Bueno, hay que pelearlo. 

Fanara.— Cuando digo peleamos, porque también tengo miedo de esto, Pedro, uno dice pelear ¿no? No estoy ni proponiendo nada raro, pero es como tristón que dentro de dos meses las cadenas de supermercados vayan a la Casa Rosada a decirle al presidente que bajó el consumo. Y sí, la verdad que si vos me cobrás una luca un matambre yo no te lo voy a comprar. También va para zapatos, camisa, etcétera. 

Peretti.— Y sí. Por eso lo importante es alinear tarifas, salarios y precios, como dijo alguien en este país. Y esa alineación es fundamental porque en Argentina el motor, el 75 % del PBI es mercado interno y el mercado interno se hace con salario. El aumento del salario es el dinamizador de la economía, el aumento de jubilaciones dinamiza la economía. Aparte hacer justicia, la cuestión de la justicia y demás dinamiza la economía. Es un factor económico dinamizador de la economía. 

Entonces, el tema salarial es un tema central, el tema de las jubilaciones es un tema central, el tema de las tarifas es un tema central también, porque la economía agraria en la Argentina tiene una racionalidad logística muy grande. Date cuenta, Juan, que un litro recorre 1000 kilómetros promedio para llegar a la mesa los argentinos, una sola estrella y recorre 1000 kilómetros, la leche va y viene y hace turismo todo el tiempo. 

El 33 % del PBI además es logística y de esa logística el 50 % son dólares, cada vez que vos movés el precio del dólar, mueve el precio del gasoil, «zic» eso va a los alimentos y si encima le sumás la inflación externa que te va por el aumento del precio del maíz, tenés la canasta básica de insumos para la población nuestra aumenta por encima de la media de inflación, como tuvimos el mes pasado. Sr. 

Fanara.— Si mi canasta básica está en 65.000 mangos, yo no tengo registro, no soy bueno para las estadísticas pero creo que más del 50 % de la población activa de la Argentina no llega a esa cifra. Sr. 

Peretti.— No, si tenemos el 40 % de la población por debajo de la línea de pobreza. Ese es un dato. Ahí te da un número. En el gran Rosario, donde están casi todas las compañías exportadoras de granos, estamos casi en el 50 %. Quiere decir que este modelo de agroexportación es un modelo que ni siquiera ofrece bienestar en el territorio donde tiene su centro, que es el principal centro exportador del país de donde sale por lo menos el 85 % de las exportaciones en Argentina.

Fanara.— Yo escuché muchas veces a economistas, en un canal de economía, un programa de política y economía, diciendo que la Argentina no tiene mercado interno porque somos un país de 40.000.000 de personas, que el consumo…..que lo importante es exportar, exportar y exportar. Con eso han puesto el puntapié inicial para desmoronarnos mentalmente y después vendernos los buzones que han perpetrado, o están concretando, los señores qué le dicen le hacen un paro al gobierno por el tema maíz. 

Peretti.— Y sí, porque eso de que no tenemos un mercado interno. Vos decís, bueno. A ver, el 75 % del país es mercado interno, es lo que tenemos. Somos 44.000.000 de argentinos. Después habrá que exportar lo que sobra, habrá que sustituir importaciones y crear nuevos, a ver, diversificar la matriz exportadora de la República Argentina.

O sea, tenemos un desarrollo científico técnico muy importante, somos un país líder en América Latina y único, además, somos uno de los dos o tres países en el mundo que podemos poner un satélite en órbita, tenemos un potencial científico técnico muy importante, estamos vendiendo reactores en Australia, tenemos desarrollo de energía nuclear con fines pacíficos. 

Somos un país que si protegemos un poquito y distribuimos mejor la riqueza somos un país con una potencialidad enorme a partir de ese desarrollo y de diversificar la matriz productiva. No podemos vender maíz, no podemos vender soja. 

La Argentina, Juan, es la aduana número tres en granel, en venta de producto sin elaborar y es la aduana ciento veinte en materia de productos para humanos. Porque nosotros no estamos vendiendo al exterior alimentos para seres humanos, estamos vendiendo forraje para los animales. Eso es lo que vendemos cuando vendemos el maíz en granos a nuestros principales compradores, que son Egipto, Argelia y Vietnam, cuando estamos vendiendo soja a Vietnam y a China, estamos vendiendo forraje para los animales, no alimentos. Es otro mito, que producimos alimentos para 400 millones de habitantes, nosotros producimos forraje para animales. 

Fanara.— Yo insisto, Pedro, si digo que la Argentina es un país rico y está desorganizado, paso a ser un corrupto. Ahora, si yo digo que en la Argentina lo que hay que hacer es una reforma jubilatoria, lo que hay que hacer es una reforma laboral, lo que hay que hacer es ceder derechos, porque acá...entonces van a venir los capitales extranjeros y demás, es una frase más linda. Es una frase más linda, la gente la compra con alegría, yo también la compro con alegría a veces Pedro, no soy un iluminado, me morfo varios garrones, el tema es que si esto que vos me acabás de reseñar rápidamente, con datos probados, no aparece, no está todos los días en la mesa de discusión la idea básica que se transmite es: la Argentina es el país de los chorros, es un país de mierda, acá nadie labura, nadie nada. A ver, esto es entrar a la cancha, Pedro, perder uno a cero antes de mover la pelota, antes que arranque el partido. Digo. 

Peretti.— Y sí, yo creo que hay un tema comunicacional, un tema en el que todo el mundo coincide, es un tema en el que el gobierno está muy flojo. Creo que el gobierno debiera asumir que tiene que dar un debate, por lo menos en materia agricultura, debe participar del debate ideológico de qué agricultura y qué ganadería queremos, no le podemos dejar todo el campo libre a la derecha para que nos venda a la gente un sentido común productivo que tenga que ver con la concentración económica, con el monoculitvo de soja, creo que es un error político.

Pero, bueno, es un debate que hay que darlo, y el ministro de agricultura, el ministro de la producción, el vocero del presidente, tendrán que ponerse las pilas y salir a dar este debate de cara a la sociedad. 

El problema central, además, que tenemos es que hay que urbanizar el debate rural, es fundamental que la gente participe, que la gente de las ciudades participe. ¿Por qué, Juan? Porque de la tierra sale el 95 % de los alimentos que consumimos. Por ahí brota o corre el agua que consumimos los 44.000.000 de argentinos y por ahí se produce el oxígeno que respiramos los 44.000.000 de argentinos. 

Entonces, es un debate de los 44.000.000 de argentinos, no de un pequeño grupito de terratenientes proveedores de servicios y tecnócratas in ningún compromiso social, que se llama el campo, o el sector. 

Creo que hay que abrir ese debate al conjunto de la sociedad, explicarle a la gente, «miren, el latifundio existe, acá hay muy poca gente que tiene la concentración de tierras, de esas tierras dependemos todos» por lo que te acabo de decir, «y que además necesitamos mejorar la logística, necesitamos consumo de cercanía y necesitamos que los súper no vendan más carne fresca, todas las carnes deben pasar por la carnicería».

Digo, hay que terminar con la venta directa de ganado en los frigoríficos, hay que terminar con la venta directa de soja a los grandes exportadores, hay que desmonopolizar la economía, hay que transparentar los puertos. 

En fin, son una serie de medidas que hay que discutirlas para que la gente absorba y para que se junte masa política para poder llevar adelante los cambios. Ahora, si la gente no sabe y la única voz que escucha es la de los grupos concentrados, de la derecha y todo lo demás, por supuesto que este debate no lo vamos a ganar nunca. 

Fanara.— Pedro, un lujo. Gracias por tu tiempo.



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent