magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Sin jugar bien, Central venció a Banfield 3 a 1 y salvó al Kiky

 


Jugando un mal partido, pero por el peso de sus individualidades, Rosario Central se impuso a Banfield en el Gigante de Arroyito por 3 a 1 en un encuentro correspondiente a la novena fecha de la Copa de la Liga Profesional de Fútbol. Los goles del local fueron convertidos por Ruben, Gamba y Laso. Para el visitante había puesto la ventaja inicial Eseiza. 

En el primer tiempo Central jugó realmente muy mal ante un conjunto improvisado, que llegó a Rosario con 21 jugadores afectados por Covid-19. Los juveniles del Taladro fueron mucho más que este elenco intrascendente que el Kily González puso en cancha. La falta de vergüenza deportiva, las pocas ganas de jugar al fútbol, la mediocridad y la falta de rebeldía ante la adversidad predominaron ante este equipo diezmado, que apenas tenía un par de titulares en cancha y estaba plagado de debutantes y juveniles.

A los 8' del primero tiempo, el chico Julián Eseiza metió la cabeza entre Ruben y Ferreyra tras una pelota parada desde la derecha para marcar el 1 a 0 con el que el conjunto de Sanguinetti sorprendió a Central. El local no acertaba pases, no lograba penetrar en la férrea defensa visitante, con llamativos rendimientos individuales muy bajos, falta de ideas, y poca entrega por el equipo. 

Apenas un cabezazo del Pupi que se fue apenas desviado en treinta minutos, eso fue Central en el primer tiempo, con algo más de tenencia del balón, intrascendente por cierto. Ruben puso la cabeza a un buen centro de Ferreyra para marcar la igualdad en un pésimo primer tiempo que no mereció empatar, incluso porque Enrique estuvo a punto de poner el 2 a 0 minutos antes, pero su remate se fue cerca del palo izquierdo de Broun. 

 En el complemento, el peso de la individualidades y el resto físico hizo que Central pudiera revertir el resultado. Kily cambió esquema, mandó a Gamba y Zabala a la cancha, se paró 4-4-2, y el equipo mostró otra cara. Sin ser nada extraordinario ni nada que se le parezca, al menos tuvo la valentía de ir a buscarlo. 

Gamba se metió oportunamente en medio de una jugada de un error defensivo y puso el 2 a 1 que llevó algo de tranquilidad. Más tarde,  "Fosa" Ferreyra saltó más alto que el resto en un corner y su cabezazo certero se estrelló en el palo, Laso que llegaba acompañando la jugada la mandó al fondo de la red para poner el 3 a 1 tranquilizador. El resultado no reflejó la diferencia real entre un equipo juvenil y otro que a esta altura debería haber marcado otra diferencia. 

Kily González salvó la ropa y seguirá el frente del primer equipo. Ahora irá a Mar del Plata e intentará llegar el clásico, salvo una catástrofe. El equipo sigue jugando mal, ganarle a un elenco que bien podría haber jugado en tercera el sábado no es un mérito, sino casi una obligación. Lo hizo, no le sobró nada, solo cumplió con un deber ineludible.

 

   



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent