magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Un Central descontrolado cayó ante San Lorenzo por 2 a 0

 


San Lorenzo de Almagro venció a Rosario Central en el Bajo Flores por  2 a 0 en un partido correspondiente a la novena fecha de la Liga Profesional de Fútbol. El tanto de apertura fue convertido por Di Santo y en el final del partido, cuando ya el visitante jugaba con 9 por las expulsiones de Vecchio y Blanco Óscar Romero sentenció el partido. 

Central jugó defensivamente un muy mal primer tiempo. La causa no fue solo la línea defensiva, el mayor problema se originó en el mediocampo. Los laterales volantes se desentendieron de la marca, los tres del fondo salieron a los costados, descuidaron espacios y el equipo quedó largo, y solo cortaba con foull. El juvenil Tanlongo no encontraba su lugar en la cancha, Villagra tampoco, y eso fue demasiado para la última línea. 

En situaciones de gol el partido en esa etapa fue parejo, dos por cada lado. Las de Central fueron claras, un desborde de Torrent por derecha, la llegada por atrás de Blanco, que elevó su remate en buena posición. La otra del Canalla fue una escapada de Marinelli, que le ganó a la marca en velocidad, enfrentó al arquero, pero la pelota nunca le quedó cómoda para definir. 

San Lorenzo que dispuso en el primer tiempo de una docena de centros con pelota parada, aprovechó uno generado por una desinteligencia entre Broun y Tanlongo. El arquero se la dio de espaldas, lo apuraron y tuvo que cometer infracción, y además fue amonestado. De esa pelota parada llegó el tanto de la apertura, Di Santo quedó solo por el segundo palo y aprovechó con remate colocado para ponerla lejos de Broun. Cinco minutos antes, había tenido una situación similar en la misma posición y soledad, esta vez de jugada y su remate increíblemente se fue desviado. 

En la segunda mitad, el DT auriazul decidió cambiar esquema, puso un 4-4-2, donde la defensa pareció moverse más cómoda, pero el sistema táctico no modificó nada. Entraron Martínez Dupuy, Ferreyra, Zabala y Cucchi. Nada cambió, el equipo se siguió debatiendo en la intrascendencia y la falta de rebeldía para no perder. 

Apenas Vecchio le escapó a eso, la pidió siempre, fue para delante, se hizo hacer foulles, pero sus compañeros, salvo para enojarse sobre el final con Romero, pegarle tres o cuatro patadas cuando el paraguayo escondía la pelota y la ponía bajo la suela, o cuando hacía tiempo. 

De allí se armó un entredicho, el partido estuvo detenido varios minutos y el capitán vio la roja, tras ser amonestado y recibir la segunda amarilla. Pero Blanco se quedó con ganas de seguirla contra Romero y se fue a los vestuarios en la jugada siguiente. Romero definió cuando ya no quedaba nada por jugar y solo Ávila defendía. 

El Kily González, lejos de calmar a sus jugadores casi se agarra a piñas con Tocalli, si no lo paraba Almada. No supo dar vuelta el partido y terminó guapeando y quejándose de un equipo que hizo tiempo cuando ganaba, algo que sucede en cada partido y que un entrenador y su equipo deben estar preparados para poder soportar sin reaccionar. Central terminó jugando un mal partido, desubicándose sobre el final, tiene para la próxima fecha dos jugadores expulsados y una mochila de problemas. La clasificación ya no estaba en juego, se había perdido la semana anterior en Arroyito.

 

   



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent