Ratificaron denuncia contra Macri por pedidos de aportes de campaña a empresarios


El periodista Hugo Alconada Mon, del diario La Nación, ratificó ante el juez platense Ernesto Kreplak que cuando era candidato, el presidente les pedía a los empresarios el 1 por ciento de su patrimonio para financiamiento electoral y les aclaraba que debía ser en negro. Es lo que cuenta en su libro La raíz de todos los males, donde también detalla distintos métodos de recaudación y algunas de las empresas más entusiastas, entre ellas varias contratistas del Estado, y parte incluidas en la causa de las fotocopias de los cuadernos.

En el expediente que tramita en el juzgado federal de La Plata, ya hay constancias de que un cuarto de los aportantes de campaña en 2017 que fueron declarados por Cambiemos son personas de bajos recursos cuya identidad fue utilizada para justificar donaciones de origen desconocido. Son 1147 beneficiarios de planes sociales y monotributistas sociales, sobre un total de 4721 aportantes.

Otro hallazgo reciente reveló que en solo dos días –4 y 5 de octubre del año pasado– hubo casi 200 depósitos por los cajeros automáticos de dos sucursales del Banco Nación, una de ellas a metros de la Casa Rosada, de dinero de la campaña bonaerense.

También comenzaron citaciones por esos extraños movimientos. La declaración testimonial de Alconada fue requerida por Noemí Viera, una de las querellantes en la causa que instruye Kreplak, cuya identidad fue utilizada para justificar aportes de campaña que ella asegura que nunca hizo. Viera vive en Villa Itatí, tiene cinco hijos y es beneficiaria de un plan social, por lo que supone que sus datos fueron tomados de esa base.

En base a declaraciones que había hecho el periodista pidió que fuera convocado, ya que “describió un modus operandi” que “se habría utilizado para el financiamiento de las campañas de la Alianza Cambiemos”. Kreplak investiga posibles delitos como asociación ilícita y lavado de dinero.

Una de las imputadas, María Fernanda Inza, ex tesorera del PRO y ex contadora general de la gobernadora María Eugenia Vidal –también denunciada–, pugna porque la causa quede únicamente en manos de la justicia electoral, lo que implicaría licuar responsabilidades penales y que las consecuencias se limiten a multas o sanciones.

En el fuero federal porteño, gracias a una decisión del presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, buena parte de la investigación por lavado que tramitaba allí fue derivada al juez electoral platense, Adolfo Ziulu. Casanello se quedó con una parte: investiga aportantes truchos en la Ciudad de Buenos Aires.

Ziulu hasta el momento mostró fuertes gestos por poner fin a la causa penal y quedarse con un expediente electoral. “Quiero el 1 por ciento de tu patrimonio para financiar mi campaña. Vos sabés que si yo gano, normalizaremos el país y el 99% restante de tu patrimonio va a valer muchísimo más”, es la frase que Alconada Mon le atribuye al presidente Macri, en los tiempos en que “pasaba la gorra” y preparaba su campaña para llegar a la Casa Rosada.

También agregaba Macri, según cuenta el periodista, que los aportes no debían ser en blanco. Aquella campaña, dice el libro, costó 1760 millones de pesos pero que el monto reportado a la Cámara Nacional Electoral fue once veces más bajo. Alconada ratificó todo este relato cuando fue a declarar ayer al juzgado de Kreplak.

Según su relato, Vidal también pedía directamente aportes a los empresarios: 500 mil pesos en cash. La investigación incluye las campañas del kirchnerismo, pero la causa penal en cuestión está enfocada en el dinero recibido y manejado por Cambiemos.

El periodista explicó que las modalidades de recaudación eran variadas: así como había aportes de dinero en negro, en efectivo, también los había en especies –desde el uso de aviones hasta catering–, aportes voluntarios de militantes y funcionarios y también de proveedores del Estado.

Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

diputados

Ojo SF