magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Central venció a Deportivo Táchira en el Gigante y clasificó en la Sudamericana

 


Por los octavos de final de la Copa Sudamericana, Rosario Central venció por 1 a 0 a Deportivo Táchira de Venezuela en el Gigante de Arroyito. El justo ganador de la serie de esta noche enfrentará en la próxima ronda a Bragantino de Brasil, que dejó en el camino a Independiente del Valle de Ecuador. 

Un Central plagado de ausencias, supo disimular a los referentes y dominó el primer tiempo. Táchira que tenía la obligación de salir a ganar se vio superado en casi todos los sectores de la cancha en la primera etapa. El canalla tuvo una primera parte dominante, con grandes rendimientos individuales.

Gastón Ávila fue el dueño del fondo, cortó todo lo que le pasó cerca, salió con la pelota al pie, generó faltas, y se mostró seguro. Ojeda marcó los tiempos del mediocampo y Vecchio los hilos de un equipo que dominaba control y campo, pero le costaba lastimar. Martínez Dupuy había tenido la más clara, pero el arquero visitante le ahogó el grito al mexicano. 

Á los 41', Vecchio recibió en tres cuartos, amagó para adentro dos veces y siempre fue por afuera, enfrentó al arquero y lo eludió con la misma fórmula y marcó un tanto exquisito para poner la apertura el marcador. 

Martínez Dupuy tuvo revancha, la recibió en el segundo palo, pero otra vez Varela le tapó el violento remate con destino de red. Central se fue ganando a los vestuario, podría haber marcado algún gol más, pero le costó abrir el marcador y se encontró con un arquero muy seguro. 

 En la segunda mitad Central bajó un poco el ritmo, Táchira salió obligado y convirtió a Romero en figura, en un par de tapadas, el arquero canalla se lució y evitó el empate. Los del Kily también tuvieron las suyas, Pupi Ferreyra, Zabala y nuevamente Martínez Dupuy dispusieron de chances para aumentar, pero la falta de puntería y otra tapada del arquero contra el mexicano evitaron el 2 a 0.

En los últimos minutos, Central recuperó el balón, empezó a jugar nuevamente y mostró juego asociado. Jugó con inteligencia, actitud y confianza. Un elenco juvenil, con Vecchio, Zabala y Martínez como hombres más experimentados, se mostró superior, marcó diferencias que pudieron ser mayores.

Fue una actuación convincente del elenco rosarino que descansará hasta el partido del fin de semana, donde el entrenador deberá ver que equipo sale a la cancha, porque hoy el desgaste fue enorme. Nada de lo que el Kily tiene en el banco es similar a lo que tiene en cancha, por eso le dio muchos minutos a los titulares, y eso se siente. 

 



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent