magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Central cayó ante el Rojo en el Gigante y se hunde en el fondo de la tabla

 


El Rojo de Avellaneda se impuso a Rosario Central por 2 a 1 con goles de Silvio Romero y el descuento de Ignacio Russo. El elenco de Falcioni quedó puntero y Central en los últimos puestos del torneo local. El martes viajará a Brasil para enfrentarse con Bragantino y el próximo domingo ante su clásico rival, Newell's en el Parque de la Independencia. El elenco del Kily perdió 5 de 6 partidos. 

Central jugó un primer tiempo pésimo, con un equipo de juveniles y algún jugador experimentado, dio demasiadas ventajas a un rival superior, que demostró porqué está en los primeros lugares del campeonato. Aún con varias ausencias por lesión, los de Falcioni son un conjunto serio, que sabe a lo que juega y lo hace bien.

El elenco del Kily González arrastra una pesada carga de partidos perdidos, bronca por algunos fallos que lo perjudicaron e impotencia por no poder revertir las derrotas, no importa la jerarquía del rival, el Canalla no encuentra el rumbo y sucumbe en cada compromiso, lo merezca o no, este equipo se acostumbró a perder. A varios pibes les falta mucho y los suplentes justifican porqué lo son. Lo Celso, el que se supone que debería dar claridad a la salida le entrega más pelotas a los contrarios que a sus compañeros y muchas veces, con todo su equipo en ataque.  

De una supuesta falta a Infantino, que no pareció, se quedaron todos parados en el reclamo, Velasco picó en soledad por izquierda, dejó desparramado a Broun y cedió al medio del área chica para que Silvio Romero la empuje al gol. Merecido a esa altura, el visitante era netamente superior y bastaba que se lo propusiera para quebrar a un equipo sin alma. 

Ahí todo Central perdió el control, reclamos reiterados, protestas generalizadas sin sentido y nada de reacción. Más allá de la protesta, hasta ahí ni había pateado al arco y abajo había dado ventajas. En realidad la única "llegada" del primer tiempo fue un disparo desde afuera del área de Luques, bien contenido por el arquero del Rojo. 

El elenco auriazul lucía tirado en la cancha, todos atacaban y ninguno defendía, como si faltaran cinco minutos para finalizar el partido, y faltaba mucho. Perdió la pelota en ataque, salió una contra, Romero la picó por sobre Fatu Broun y marcó el segundo. Cuesta entender que hacía el arquero fuera del área chica, el espacio a sus espaldas era enorme, y pasó lo que podía suceder. 

Al menos Central mostró vergüenza deportiva, Kily González metió tres cambios en los primeros quince y buscó, con pocas ideas y poco fútbol es cierto. Independiente no aceleró, jugó con el resultado y aguantó la embestida. Los pibes pusieron ganas, pero el Rojo era mucho mejor, la diferencia se notó mucho, entre un elenco ensamblado para la ocasión y otro que con este resultado quedó primero. 

Nacho Russo que había entrado promediando la segunda etapa marcó el descuento, con un disparo desde afuera del área que se le coló a Sosa por el palo izquierdo. Kily puso toda la carne al asador, terminó con 5 delanteros y Fosa en el área contrario pero no alcanzó. El Rojo durmió el partido, cuidó cada pelota e hizo correr los minutos. 

Central se fue con otra derrota, más allá de la expedición a  Brasil, el fin de semana próximo visitará a Newell's, con la obligación de revertir un proceso que en dos resultados podría terminar con la era González al frente del primer equipo. 

 





Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent