magicScript

menu

banner isva

inicio_main

El Kily González se juega su futuro en dos partidos clave

 


El entrenador de Rosario Central, Cristian "El Kily" González se jugará su destino al frente del plantel profesional en dos partidos. A nadie se le escapa que de quedar eliminado de la Copa Sudamericana mañana ante Bragantino y de no conseguir un buen resultado el domingo frente a Newell's, su continuidad en el cargo será imposible.

Central está último en el torneo de 26 equipos, la doble competencia aniquiló la competitividad de un plantel corto, sin recambio y plagado de juveniles sin experiencia en primera. El mercado de pases de El Canalla fue para el olvido, no se le trajeron jugadores en los puestos que pidió, y llegaron algunos en puestos que no eran necesarios. 

Milton Caraglio no parece ser mucho más en cancha que Lucas Martínez Dupuy o Nacho Russo. El venezolano Covea no es mal jugador, pero no puede jugar Copa Sudamericana. El paraguayo Ricardo Garay probablemente no sea más que algún juvenil de la cantera auriuazul, y Desábato vino sin ritmo de competencia, se lesionó en la primera práctica y todavía no debutó. En pocas palabras, no le trajeron nada. 

Las consecuencias se ven en la tabla. González no hace magia, podrá reprochársele el sistema de juego, cierta lentitud en hacer cambios, pero cuando lo que se tiene en el banco no supera o iguala lo que está en el campo de juego, es difícil tomar la decisión de disponer el relevo de un titular. Ante eso, el once ideal sumó demasiados minutos, y su rendimiento cayó considerablemente. El elenco suplente, no estuvo a la altura de las circunstancias y todo pende de un hilo. 

Es improbable pero no imposible que Central de vuelta la serie ante Bragantino, por lo sucedido la semana pasada en Arroyito, se desprende que al menos deberá defender mejor para intentar la hazaña. Si no fuera por la larga racha de clásicos ganados en el último tiempo, podría decirse que Newell's es favorito para el domingo, pero esto es fútbol y el peso de la camiseta vale.

Así, el Kily enfrentará en 180 minutos su destino en su querido Central. Ya estuvo bajo presión varias veces y siempre supo salir. Habrá que ver si esta vez sus futbolistas ponen la cara por él. Deberá calmarse, no transmitir la presión a los jugadores y tomar las mejores decisiones.     




Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent