magicScript

menu

banner isva

inicio_main

La pobreza llega el 50% en el país y estamos debatiendo cumpleaños

 


El país tiene dos corrientes políticas bien diferenciadas, la peronista en distintas vertientes y expresiones y la que no lo es, que ésta dividida entre radicales, liberales y principalmente por macristas, todos ellos hoy agrupados en Juntos por el Cambio. Ambas facciones se dividen un 40 % del electorado para cada lado, número más o número menos, por allí pasa la cosa desde el retorno de la democracia en 1983, o mejor dicho mucho antes, desde el año 1.946. 

Cuando cualquiera de ambos contendientes tiene un candidato sólido, con cierta credibilidad, que atrae la simpatía del electorado, que tiene propuestas interesantes y promesas que suenan bien, y resultan creíbles, logra captar parte de ese 20 % del electorado independiente y en disputa, que inclina la balanza para un lado o para el otro. 

El país acumula hoy un 50 % de pobreza y ante la crudeza de semejante número ¿qué otra cosa podría estar bajo análisis? En un país normal nada, pero en Argentina estamos entretenidos con los cumpleaños celebrados en plena pandemia, el de la primera dama, Fabiola Yáñez por un lado y el de la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, por el otro. 

La mujer del presidente festejó su cumpleaños en Olivos, junto a sus colaboradores y el primer mandatario, sí, el mismo que dispuso restricciones severas y penas para quien las incumpla, fue retratado por un empleado infiel que filtró la foto que lo deja desnudo frente a la opinión pública. Intentó vanamente disculparse, primero culpó a su compañera de organizar un brindis, luego salió a gritar que él era el responsable, pero el tiro por la culata ya había causado un daño irreparable. 

Incluso el propio Gobierno, que había dejado atrás el vacunatorio VIP, desplazando del cargo al entonces ministro, Ginés González García, decidido a dejar atrás el affaire del Olivosgate, brindó a medios afines la filmación del evento para evitar males mayores en mayor cercanía de la elección. Los operadores mediáticos macristas se quedaron con las ganas de darle el golpe de gracia al Gobierno una semana antes y no lo disimularon nada.   

Por otro lado, y a efectos de mostrar que cualquiera se equivoca, se le dio difusión a fotos del cumpleaños de Carrió. Al evento asistieron referentes partidarios, como el jefe de Gobierno de la CABA, Horacio Rodríguez Larreta; el exministro de Economía, Alfonso Prat Gay, y su vice, Pedro Lacoste; el exdiputado Adrián Pérez; y Mario Quintana, exvicejefe de Gabinete; Maximiliano Ferraro; y los diputados nacionales Juan Manuel López, "Toty" Flores, Paula Oliveto, Mariana Zuvic, Mónica Frade, Marcela Campagnoli, Carmen Polledo, Pablo Torello, Lucila Lehmann y Mariana Stilman. 

También la senadora bonaerense Elisa Carca y el legislador porteño Agustín Forchieri, vicepresidente 1° de la Legislatura. Concurrieron además varios referentes de la UCR: Mario Negri, jefe del bloque de diputados y una de las principales espadas de Cambiemos; Daniel Salvador, el vicegobernador de la gestión de María Eugenia Vidal y actual titular del radicalismo bonaerense; y el exembajador en Uruguay durante la gestión anterior, el santafesino Mario Barletta que intenta retornar a la cámara baja en estas elecciones detrás de la mediática Carolina Losada. 

La estocada oficial alejó los fantasmas del Juicio Político que opositores salieron a reclamar, a pesar de saber de antemano que no contaban con los números necesarios. Ninguno de ellos podría pretender avanzar sobre el presidente, so pena de ser acusados ellos mismos de tener la misma conducta, nadie podría tirar la primera piedra. El máximo referente de Juntos por el Cambio <al menos mientras Macri se mantenga en modo Zen>, el jefe de Gobierno porteño se alejó de sus propios legisladores y dijo que "el tema era jurídico, y debía definirse en estrados judiciales", ante la atónita mirada de Leuco, en La Nación+, que le reclamaba sangre a viva voz, incluso contradiciéndolo. 

Volviendo a los cumples, ambas conductas son reprochables. Las responsabilidades no son las mismas, está claro. El presidente está por encima de todo. Carrió no ocupa hoy cargo alguno. Sus invitados sí, son el corazón de la coalición opositora y se divirtieron al sonar de los mariachis contratados para la ocasión, desnudando que la política está bastante alejada de la gente.

Hhabiendo temas trascendentes e importantes para debatir, la clase política demuestra que su pelea no es la misma que la del pueblo al que dicen representar. Son casi como dos hermanos, que cuando un padre los reprende señalan al otro para decir que hace cosas peores. 

Sería deseable que la agenda mediática y política se ocupe de otros temas, llevar a la política el fango suele ser una receta de la que resulta complejo salir. Ninguno saldrá ileso, ambos sufrieron daños, pero el mayor perjudicado sin duda alguna es el electorado, que los ve acusarse por cosas que no le cambiarán su presente. 

Aunque no lo parezca y los números sean alentadores, todavía estamos en pandemia, el impacto económico dejó severas secuelas, y el sol recién viene asomando a lo lejos y todavía falta mucho. Volvamos a hablar de pobreza, inseguridad, inflación, desocupación, trabajo no registrado, productividad, deuda, salarios, y otras tantas cosas más, que aún están pendientes, para que los próximos cumpleaños, sean felices para todos y todas.  

Fernando Paulo Viglierchio

  
Especial para RosariNoticias


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent