magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Confirmaron nueva condena para "Guille" Cantero

 


El Tribunal Oral Federal 2 de Rosario condenó a Ariel Máximo “Guille” Cantero y Julio Andrés “Peruano” Rodríguez Granthon como cabecillas de dos bandas narcos que “trabajaban” en la ciudad de Rosario. 

Si bien la Fiscalía entendió que las organizaciones actuaban en forma separada, halló algunas conexiones. Las causas fueron elevadas a juicio pero antes del debate 22 de los 23 acusados cerraron el proceso a través de acuerdos abreviados y el restante fue sobreseído. 

A Guille Cantero se le sumaron 12 años de cárcel a su colección de condenas que llegan a ocho mientras que el joven piloto de avión Julio Andrés Rodríguez Granthon fue condenado a 10 años, los cuales se unificaron a una sanción anterior y terminaron en 15 años. 

También fueron condenados otros miembros de ambas bandas como Leandro “Gordo” Vilches, histórico ladero de Los Monos, y Tania Rostro. 

Con esta sentencia, Guille acumula un total de 96 años y 8 meses de condenas. Lo que en sí es un hecho anecdótico si se valora que el artículo 55 del Código Procesal Penal de la Nación sostiene que la unificación de todas las penas no podrá exceder los 50 años de encierro como precio final para cualquier recluso. 

En la causa se investigaron dos organizaciones, donde si bien existió un punto de contacto entre ellas, de acuerdo a la acusación, cada una traficaba con estupefacientes en forma separada, organizada y bajo las órdenes de sus respectivos líderes. 

La investigación a la banda liderada por Guille Cantero y compañía los pesquisas llegaron en 2017 como un desprendimiento de otra donde se investigaba a dos personas por delivery de drogas. 

Las escuchas telefónicas fueron un elemento de prueba preponderante en el caso y de las distintas conexiones que hallaron surgió que Guille Cantero, Gordo Vilches y la pareja de éste, Gisela Boccuti, eran los organizadores de las maniobras de tráfico de estupefacientes.

Concretamente, Vilches, quien estaba preso, le daba indicaciones a su pareja, quien hacía de intermediaria.

En cuanto a la organización de Julio Andrés “Peruano, Peru o Coco” Rodríguez Granthon, la investigación surgió por una tarea de campo donde lo veían ingresar a un lugar de acopio de drogas ubicado en Miliciano Rosarino al 9100. 

El caso fue elevado a juicio el año pasado por la fiscal Adriana Saccone y recientemente el fiscal de juicio Fernando Arrigo y las defensas llegaron a un acuerdo donde los acusados reconocieron su responsabilidad en los hechos y consintieron las condiciones del acuerdo. 

“En este sentido cabe adelantar que lo acordado por las partes confrontado con las constancias de la causa reseñada, supera el test propio de ese análisis al mostrarse lógico fundado y razonable”, dijo el magistrado.


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent