magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Javkin obtuvo una vitoria pírrica en el Concejo, que anticipa nuevas alianzas a futuro

 


Esta semana salió aprobado el plan elaborado por la intendencia para el área central de la ciudad. La votación fue 17 a 11, un número si se quiere ajustado, que anticipa una posible ruptura del conglomerado que gobernó el Concejo Municipal hasta ahora, y que le permitió imponer su mayoría. 

El peronismo por completo, Ciudad Futura y Ariel Cozzoni no acompañaron los mensajes del intendente. Varios de ellos forman parte del entramado que le permitió a María Eugenia Schmuck ser presidenta del legislativo local, que por diferentes circunstancias deberá renovarse. 

Un conglomerado de fuerzas políticas permitieron a la concejala radical alzarse con la presidencia en 2019 y sostener los primeros años de gobierno de Javkin desde el Palacio Vasallo. Con una probable victoria en las generales de noviembre, nada impensado podría suceder, sin embargo, la ruptura ocasionada por "un negocio inmobiliario para las grandes desarrolladoras", como calificó el PJ al plan ordenado desde calle Buenos Aires, puede modificar el tablero político. 

Iniciativa Popular (IP), de la concejala Fernanda Gigliani, presidenta de la comisión de Planeamiento, votó junto a quienes se opusieron. Andrés Giménez, junto a Marina Magnani, de La Cámpora, lo hicieron junto a sus compañeros del PJ, y el exfutbolista rojinegro, Ariel Cozzoni, también estuvo en contra. Ciudad Futura en pleno, con sus cuatro integrantes tampoco aprobaron las iniciativas. Todos ellos fueron hasta ahora, leales al líder de CREO. 

Si a eso le sumamos que dentro del espacio Cambiemos, Roy López Molina y Agapito Blanco ya no estarán sentados en una banca en diciembre, y pertenecían a la alianza "oficial"; como tampoco lo hará  Lisandro Zeno, el edil del PDP; las cosas habrán cambiado sin dudas para diciembre. Sí podría decirse que sumaron a ediles del PRO que no acostumbraban acompañar, como el expresidente del cuerpo, Alejandro Rosselló y Daniela León.    

Javkin sumó por derecha y se resquebrajó por izquierda. Habrá que ver qué tan cómodo se siente el PS en esa nueva alianza. Algunos integrantes no se imaginan compartiendo espacios con el partido de Macri y Larreta y otros, se sienten demasiado cómodos, tan a gusto que apenas lo disimulan. Por otro lado, el avance de la UCR dentro de la fuerza, y su alejamiento repentino del Frente Progresista también puede repercutir. Pullaro se llevó esta semana diez diputados del FAP a Cambiemos. 

Esto va conformando no solo un panorama de cara a diciembre, sino uno más complejo para 2023. Javkin ya viajó en varias oportunidades a Buenos Aires para desayunar y mostrarse junto al jefe de Gobierno porteño; también tuvo reuniones con Facundo Manes, radical él, igual que el titular del Palacio de los Leones. Algunos ya piensan en un super frente para enfrentar al peronismo en la elecciones provinciales para elegir gobernador. 

Podría decirse que falta mucho, que todavía para eso hay un abismo, pero en política dos años no son nada. No pasó el 2021 y ellos ya piensan en el 2023, así se hace la política, le guste a quien le guste. El PS deberá decidir hasta adónde acompaña. De ser un mero parteneire, se habrá resignado a ser un partido chico, casi un retorno al pre cavallerismo, cuando era una representación legislativa minoritaria. Si se para de manos y da pelea, puede ser a todo o nada, pero no tiene otras alternativas.

Será la próxima la última elección de Javkin dentro del FAP, de eso que no queden dudas, buscará una nueva alianza política para sostener su poder y crecer. Reclamó el liderazgo dentro de esa fuerza política y el socialismo nunca estuvo dispuesto a dárselo. De asumirse como radical, ex Franja Morada, ex Coalición Cívica y ahora líder el espacio que gobierna la ciudad, podrá competir dentro de un espacio con aspiración a gobernar Santa Fe. 

Cambiemos colocará probablemente dos senadores nacionales por la provincia en noviembre. Algo que hace apenas dos meses, parecía impensado. Serán integrantes de la UCR, Losada y Scarpin se encaminan a vencer en la elección. El peronismo no tiene candidato natural para 2023 en Santa Fe, siempre surge alguien, pero los viejos liderazgos están en duda y ya no quedan estructuras en pie, salvo la del gobernador, que no tiene reelección. El peso electoral de Rosario, por mayor cantidad de electores es innegable.

Así las cosas, las fichas se van moviendo en forma acelerada. Es casi como el juego de la silla. El socialismo perdió en Rosario frente a CREO, pero lo venció claramente a nivel provincial. Si se alía con quien tiene más votos es jaque mate. La gente presta lo votos, nunca se puede saber a ciencia cierta qué pasará de acá a dos años, pero ellos, ya mueven las fichas. El FAP, flaco de radicales, podría permitirle subirse al podio, Cambiemos lo dejaría pelear por la punta y quedarse con la carrera por la gobernación. 

  Fernando Paulo Viglierchio

(Especial para RosariNoticias)

 



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent