magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Alberto Fernández piensa que el millón de personas que pagan Ganancias no son trabajadores

 


El presidente Alberto Fernández relanzó su Gobierno en los últimos días frente a una multitud en la Plaza de Mayo. En su discurso pronunció una curiosa frase que no pasó inadvertida en el más de millón de personas que actualmente abona todos los meses el impuesto a las Ganancias. Dijo "ningún trabajador va a pagar Ganancias este año" entusiasmado el presidente de la Nación, tras afirmar que los salarios quedarían por encima dela inflación. 

Cuando Alberto Fernández asumió, casi dos millones de personas pagaban ese impuesto al trabajo. Macri, que en su campaña había prometido eliminarlo, durante su Gobierno duplicó la cantidad de personas que tributaban el polémico impuesto. Con una medida impulsada por Sergio Massa, el Frente de Todos puso un piso caprichoso, primero en 150 mil pesos y luego en 175 mil, pero no modificó el mínimo no imponible, a pesar de los confusos anuncios en ese sentido.

El flamante integrante del nuevo triunvirato de la CGT, el camionero Pablo Moyano dijo que presentarían un proyecto al presidente para que "ningún trabajador pague Ganancias". Es que su gremio, junto a bancarios, aceiteros, empleados públicos jerárquicos y otros, son los principales aportantes a esa caja oficial a la que nadie está dispuesto a renunciar. 

Por lo que dijo, Alberto Fernández piensa que los que abonan Ganancias no son trabajadores. Piensa que ese millón de personas, por tener salarios "altos"..."no trabajan". Pertenecen a gremios bien remunerados, la mayoría tiene cierta antigüedad, varios son jefes o encargados, pero son trabajadores. 

El INDEC indicó este mes que una familia tipo necesita ganar más de 72 mil pesos para no ser pobre en la Argentina. Un laburante que gana unos 130 o 140 mil pesos  de bolsillo <por ciento los menos>, poco más en bruto de esos 175 mil estipulados antojadizamente por la ley Massa, es decir duplica los márgenes de pobreza, abona unos 30, 40 o 50 mil pesos mensuales de Ganancias. Pero en su engañoso discurso Fernández dice que no son trabajadores. 

En realidad son trabajadores presidente, a los que el Estado decidió conculcarles el 20, o el 30% de su salario por tener el atrevimiento de "ganar bien", o exactamente el doble de lo que necesitan para no ser pobres. Alberto debería modificar su discurso o enviar un proyecto al Parlamento para enmendar a la brevedad este desacierto que le pega de lleno en la línea de flotación a la casi extinta clase media. 

    


 



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent