magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Para ganar partidos, primero hay que saber defenderse

 


El de ayer fue un partido extraño, el entrenador auriazul, Cristian Kily González señaló en la conferencia de prensa posterior al encuentro que para él, la derrota ante Godoy Cruz no fue justa, pero se equivoca, si bien en el primer tiempo el equipo dispuso de media docena de situaciones de gol, no supo concretarlas y después lo sufrió demasiado en defensa. 

El Tomba no había venido a Rosario a ganar y eso está claro, pero las fragilidades defensivas de Central lo invitaron a soñar con el triunfo. Lo intentó poco en la primera etapa, pero cada vez que avanzó encontró fragilidades indisimulables y luego se lanzó a la aventura que tuvo final feliz. 

El retroceso auriazul fue lento, desprolijo y hasta infantil. Antes del primer gol incluso el elenco visitante había tenido un par de ocasiones que no supo aprovechar por limitaciones de sus delanteros. 

La dupla central del Canalla lucía débil, con falta de coordinación para salir, jugaba en línea y cualquier pelota filtrada, metida entre Báez y Almada dejaba a los atacantes frente a Servio, que dicho se a de paso no logró tapar ninguna de las llegadas, las dos claras fueron goles y las otras se fueron afuera, por impericia de los delanteros. 

De la zona media, nadie salvo Ojeda tomó responsabilidades defensivas. Montoya, que claramente y vaya a saber porque nunca jugó de "8" y con clara tendencia a meterse hacia adentro estuvo perdido, Infantino, que acusó un cuadro gripal en la semana colaboró poco, y Vecchio, que ofensivamente aportó alguna estocada en la primera etapa en el complemento deambuló por la cancha, su pésimo estado físico lo aleja demasiado del excelente jugador que es y para el entrenador es intocable. 

Los laterales hicieron lo de siempre, Martínez pasó de vez en cuando, atacó más de lo que defendió, y se retiró de la cancha extenuado, como el año pasado su físico no le permite jugar los 90' minutos. Blanco, que pasó al ataque con criterio, nunca se destacó en la faz defensiva. Así las cosas, Central nunca se defendió. 

El torbellino de ataques en la primera etapa no tapa los errores defensivos. Esto no se soluciona solo con el probable e imperioso ingreso de Komar, que podría desplazar a cualquiera de los dos centrales,  si bien ambos vienen de sendas conquistas, defensivamente dejan demasiado que desear. 

En el primer gol del Tomba, más allá del error individual en un pase, el jugador que recuperó en su propia área se desplazó más de 70 metros con la pelota en sus pies, sin que ningún auriazul pudiera interceptarlo. 

El segundo tuvo características parecidas, apiladas épicas, ante un conjunto que no retrocede como debe, que no corta con foull cuando es necesario, aunque esto deviniera en infracciones dignas de ser sancionadas con tarjeta amarilla o roja. 

Así las cosas es difícil, siempre se dice erróneamente que  la mejor defensa es el ataque, pero sin saber defender no se puede jugar el fútbol. Los once jugadores deben estar en función defensiva cuando el otro equipo ataca, incluso empezando por los delanteros, cosa que en Central no sucede, si recuerdan alguna pelota recuperada por alguno de todos los que tuvo ayer en cancha háganlo saber. 

Central tiene un plantel superior al Tomba y probablemente también lo tenga que Arsenal, con uno consiguió igualar tras ir en desventaja y con el otro sucumbió ayer en el Gigante. 

No serán muchos los que no le saquen los tres puntos a los de Sarandí y menos aún los que pierdan tres frente a los mendocinos. Perdió 5 puntos ante rivales que no lo hará el resto y eso, a la hora de clasificar a la ronda final se va a sentir. "Un equipo que defiende mal no puede ganar nada", dijo alguna vez Edgardo Bauza, que de esto...algo sabía.   



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent