magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Un Tevez sin palabras ante un Central derrumbado y con destino incierto

 


La de anoche ante Aldosivi en Mar del Plata no fue una derrota más, fue la séptima en condición de visitante de manera consecutiva y el Canalla quedó en la última colocación de la tabla de posiciones. Fue la segunda de Tevez a cargo del plantel, parece poco, pero en el acumulado es demasiado. Preocupa el contexto, la falta de ideas para revertir el pésimo presente, la no llegada de refuerzos de jerarquía para potenciar el plantel y la gran cantidad de chicos tratando de tirar de un carro que parece haberse quedado sin ruedas. 

El piberío de jugadores de menos de veinte años intentando revertir un presente futbolístico nefasto, la mayoría de ellos sin la imprescindible y necesaria adaptación a la categoría, sumandos a algunos pocos jugadores experimentados, material de descarte del resto de los equipos que militan en la divisional, que no serían ni suplentes en otros elencos, hacen que la tarea de quien se siente en el explosivo banco auriazul sea una experiencia ingrata y no apta para novatos. 

Somoza lo sintió en carne propia y se fue a tiempo, logró solo el 30% de los puntos disputados. Anoche cuando se abrazó con Tevez le dijo "en que kilombo nos metimos". El planteo táctico del Apache fue el de un principiante. Jugó sin volante de contención, prefirió poner gente supuestamente de buen pie para crear en la mitad de la cancha y de esa forma no generó una sola situación de gol en la primera etapa. Para generar peligro en el arco de enfrente, primero hay que tener la pelota, y Central no la tenía porque nadie sentía la función de robar el balón. 

Servio tapó a mano cambiada una pelota increíble y no fue responsable en los goles, pero cada vez que le llegan la va a buscar adentro. Cuesta creer que todavía  Martínez siga ocupando la franja derecha de la "defensa" auriazul. Abajo no para a nadie si no es con infracción y arriba ningún pase al ataque termina con una pelota metida adentro del área. Komar está bastante lejos de su mejor versión en Talleres, parece que el afecto por la camiseta le pasa factura a cada momento, se lo nota lento e inseguro. Báez marcó un gol, pero participa negativamente de tanto en contra que le hacen a Central, ayer la pelota le rebota en su espalda y habilita a todos. Blanco no defiende nada bien, de hacerlo sería el mejor lateral del fútbol argentino, pero no lo hace y solo se destaca en sus peligrosos centros a la carrera, el única arma ofensiva que tiene el equipo. Habilitó saliendo tarde en la jugada del primer gol y se cae al chocar en la del segundo y el centro llega desde su sector. 

En el medio, insólitamente Malcorra salió a jugar por derecha y nunca pudo conectar en esa primera etapa aunque mejoró algo en la segunda jugando por izquierda. "Pupi" Ferreyra se enteró media hora antes que jugaría de titular, ya que se había ensayado con una línea de cinco defensores en la semana y apareció en la cancha suplantando a Velázquez, no tocó un balón. Benítez, un jugador de buen pie pero al que le cuestan horrores los desplazamientos quedó relegado por las permanentes subidas de Blanco por su sector y Montoya, que en nada se parece a aquella versión del que fue con el "Chacho" se perdió jugando de 5. 

Arriba jugó el chico Frías, hizo su debut en un partido no propicio para su tipo de juego. Es rápido y sería una buena opción para estar parado de contra, pero Central cuando ataca lo hace en bloque, se perdió en la intrascendencia, solo sin compañía no pudo demostrar sus condiciones. Covea tuvo su oportunidad, la desaprovechó con creces, nunca participó del juego, no la pidió, no se la dio a sus compañeros jamás, demasiado livianito para el fútbol nacional. El ingreso de Véliz en la segunda etapa al menos disimuló la carencia ofensiva, no porque el chico esté lleno de virtudes, sino porque al menos choca a los defensores y a veces le cobran un foull, que permite una pelota parada. Hablando de ellas, Central debe ser el único equipo de primera división <por ahora>, que no tiene ninguna jugada preparada. 

Así las cosas, con estos jugadores y sin el urgente arribo de al menos tres o cuatro refuerzos más, con el debut de los que ya están, este equipo tiene destino inexorable de Nacional B. No juega, no compite, no disputa y no pelea. Decíamos que el partido de ayer no era uno más, jugaban quizás los dos peores equipos de la divisional, los que peor juegan, los que menos tienen, y ganó Aldosivi, que llevaba once partidos sin conocer una victoria y se aprovechó de este triste presente de Central. 

El viernes vendrá Sarmiento de Junín al Gigante, que seguramente será un hervidero, habrá que ver hasta cuando la gente de Central le da crédito a Tevez, a la dirigencia ya no le tiene respeto alguno, partido a partido le pide que de un paso al costado, aunque eso no solucionaría nada. De no conseguirse los tres puntos, el propio entrenador podría estar en duda. Mucho se habló de su llegada, se generó gran expectativa, supuestamente vendría con el "Chapa" Retegui, un gran ordenador táctico aunque en otro deporte, y los refuerzos lloverían por Arroyito, pero nada de eso sucedió, por el contrario, ya habrían vendido a Blanco a un grupo empresario y a Miño y Giaccone a Ferro.

Anoche Tevez se fue sin hablar del Minella, supuestamente porque el local no había acreditado a los periodistas rosarinos y en solidaridad con ellos. Buena excusa, elegante, mucho costaba saber que podría haber expresado el DT ante semejante desarrollo y resultado adverso. Anoche su equipo demostró con creces ser el peor de la categoría, al que todos le ganan, al que nadie respeta y esperan ansiosos en el fixture enfrentarlo para redimirse. Si a eso se le suman errores garrafales en la conducción técnica y regalar un tiempo completo, es demasiado como para que "Carlitos" pueda sostenerlo en una conferencia de prensa. Very Difficult.     



   



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent