magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Acusan a Almagro de pretender inmiscuirse en la situación política de Bolivia

 


El presidente del Observatorio de la Democracia del Parlamento del Mercosur (Parlasur), Oscar Laborde, acusó hoy al secretario general de la OEA, Luis Almagro, de actuar con "descaro" y "pretender inmiscuirse desembozadamente en la situación política de Bolivia", tras "haber propiciado un golpe de Estado con masacres, asesinatos, persecución política y proscripciones".

Laborde se refirió al pronunciamiento que emitió hoy la organización hemisférica encabezada por Almagro a partir de la detención en Bolivia de la ex presidenta de facto Jeanine Áñez y dos de sus exministros. "A estas alturas resulta claro que Almagro se presenta como el jefe de la oposición política al gobierno de MAS", advirtió Laborde, quien señaló que las recomendaciones que hizo hoy la OEA no muestran "ningún tipo de conocimiento ni de precisión" sobre el funcionamiento del sistema judicial boliviano. 

"Lo que está proponiendo Almagro es el comienzo de una conspiración contra un gobierno democrático (por el gobierno de Luis Arce), buscando el apoyo de algunos países de la región", afirmó Laborde, quien además es diputado del Parlasur, donde ocupa una de las vicepresidencias. 

Y luego alertó sobre Almagro: "Está proponiendo una intervención lisa y llana sobre el Estado Plurinacional de Bolivia, no sólo sobre su poder Judicial". 

La OEA, en su sitio web oficial, difundió hoy un comunicado de la secretaría general del organismo en el que "expresa su preocupación ante el abuso de mecanismos judiciales que se han transformado en instrumentos represivos del partido de gobierno", en una crítica directa al Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia y a la administración del presidente Arce. 

Además, el pronunciamiento menciona que el artículo 3 de la Carta Democrática Interamericana "define como esencial de la democracia representativa la separación e independencia de los poderes públicos" y plantea que "el sistema judicial boliviano no está en condiciones de brindar las mínimas garantías de juicio justo, de imparcialidad y de debido proceso". 

En el último párrafo, que enumera eventuales acciones para llevar a cabo en relación con Bolivia, Almagro recomienda conformar "una comisión internacional para investigar casos de corrupción desde el último período de gobierno de Evo Morales hasta la actualidad, incluyendo el período de gobierno de transición". 

Y además propone "remitir denuncias sobre crímenes de lesa humanidad a la Corte Penal Internacional" con el objeto de que "el juzgamiento sea imparcial"; "reformar el sistema de justicia a través de un diálogo profundo de todos los actores políticos"; y "liberar a todos los detenidos".

Sobre esta serie de recomendaciones, Laborde advirtió que "ya no alcanza con el lawfare que se ha instalado en varios países" por lo que "ahora directamente se pretende crear una comisión (internacional) por encima de la ley, la justicia y las autoridades que los bolivianos han elegido". 

Por último, en declaraciones a Télam, Laborde cuestionó la intervención de la OEA en Bolivia tras la primera vuelta presidencial de octubre de 2019 y repasó los acontecimientos que terminaron con el desplazamiento de Evo Morales del gobierno. 

"La OEA hizo un informe sin pruebas que cuestionaba el resultado que había determinado el Tribunal Supremo Electoral y dijo que sería adecuado hacer una segunda vuelta, cuando el poder constitucional residía claramente en el Tribunal Supremo Electoral".

"En segundo lugar -continuó Laborde- Jeanine Áñez no formaba parte de la línea sucesoria, sino que estaba Eva Copa (presidente del Senado en aquel momento) y después venía la diputada (Adriana) Salvatierra, la presidenta de Diputados". "Áñez nunca había asumido como presidenta del Senado y después, en la sesión del Senado en la que se resuelve que asuma la Presidencia, no había quórum", subrayó. 

"Además, la renuncia de Evo Morales, la de (Álvaro) García Linera y la de los ministros fueron absolutamente por la fuerza y en algunos casos, literalmente, con pistolas en la cabeza", dijo el legislador del Parlasur. 

"La represión posterior fue muy fuerte: 80 muertos, 1.500 heridos y una cantidad gigantesca de exiliados, mientras que las Fuerzas Armadas violaron el artículo 244 de la Constitución (del Estado Plurinacional de Bolivia) y la Policía, el artículo 251, que dicen claramente que no pueden involucrarse en cuestiones internas", puntualizó Laborde. 

"Por todo esto, por cómo actuó la OEA, por la renuncia forzada de Evo Morales y García Linera, porque Jeanine Áñez no era presidenta del Senado, porque no había quórum en la asamblea, y por la evidente y pública persecución de los dirigentes del MAS, lo que ocurrió en Bolivia en 2019 fue sin duda un golpe de Estado", concluyó Laborde. 

Y finalmente señaló: "En este momento, en el que la Justicia boliviana está investigando el golpe de Estado, Luis Almagro, que fue cómplice de ese golpe, está abriendo la puerta para interrumpir el desarrollo institucional de Bolivia".


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent