magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Escandalosa fuga de la cárcel de Piñero terminó con trece personas imputadas

 



Diez empleados del Servicio Penitenciario de Santa Fe fueron imputados con prisión preventiva por facilitar la evasión de dos presos que se fugaron el lunes de la cárcel de Piñero, junto a uno de los reclusos recapturados, su pareja y otra mujer que lo albergó en su casa y fue acusada por encubrimiento, informaron fuentes judiciales. 

Uno de los fiscales del caso, Franco Carbone, dijo durante la audiencia que se trató de “una maniobra burda, obscena”, que permitió a los dos condenados, Carlos D’Angelo y Hugo Peralta, evadir seis puestos de control más la puerta de la prisión. 

Entre los imputados se encuentra el director de la Unidad Penitenciaria 11 (UP11), Hernán Ocampo, quien recién dio aviso de la evasión el lunes a las 23, cuando la fuga se produjo alrededor de las 16.30 de ese día. Para los fiscales, los reclusos se evadieron en los carritos que habitualmente usan las visitas para llevar alimentos y prendas de vestir a los presos, tapados con cajas de cartón.

D’Angelo, condenado a 23 años por un homicidio, se fugó en el carrito que empujaba su pareja Johana Cabrera, mientras que Peralta lo hizo en uno tirado por una mujer que ingresó a la cárcel con una identidad falsa, correspondiente a otra que cumple prisión preventiva en un hospital neuropsiquiátrico de Rosario. 

El fiscal Carbone detalló que la evasión no pudo ejecutarse sin la participación del personal penitenciario acusado, ya que las mujeres cruzaron seis puestos fijos de control y requisas antes de llegar a la puerta de la prisión. Dijo que “ninguna persona hizo nada para poder no permitir que esto pase. Justamente posibilitaron esta maniobra”, y agregó que “es común que el carrito entre lleno, pero lo que es atípico es que salga lleno”. 

Además, Carbone sostuvo que “no se puede descartar que hayan actuado bajo ánimo de lucro o con alguna promesa remuneratoria para que se haya podido realizar la fuga de la manera en que se hizo”. Nueve de los penitenciarios fueron imputados por facilitar la evasión de D’Angelo y Peralta, mientras que el director de la UP11 fue acusado por incumplir su deber de dar cuenta del hecho a las autoridades judiciales, ya que recién lo hizo a las 23 del lunes. 

 Además, permitió salir de franco a dos de los empleados que hoy fueron acusados. Cabrera, la pareja de D’Angelo, fue imputada también por facilitar la fuga –el carrito y ropa de él fueron encontradas en su domicilio- y su marido acusado por la evasión. 

Al comenzar la audiencia, D’Angelo denunció haber sido golpeado y amenazado de muerte por personal policial para que dijera dónde estaba Peralta, y pidió que un médico forense constatara las lesiones. Además, fue acusada con prisión preventiva Yanina López, la dueña de la vivienda donde ayer fue recapturado D’Angelo con una escopeta y cuatro teléfonos celulares, en la localidad de Villa Gobernador Gálvez. 

La Policía llegó al lugar gracias al llamado al 911 de un hombre que denunció que su vecina le contó que albergaba a los dos evadidos de la cárcel Piñero, precisaron los fiscales. Hugo Peralta, que permanece prófugo, cumplía una condena a 14 años de prisión por robo calificado. Ambos reclusos protagonizaron en mayo de 2019 -junto a otros siete presos-, la fuga de un minibús del Servicio Penitenciario (SP) en momentos en que los trasladaban por el kilómetro 3 de la autopista Rosario-Santa Fe. 

Peralta, además, cuenta con una evasión anterior en octubre de 2017, se ventiló hoy en la audiencia. La jueza María Chiabrera aceptó las imputaciones de los fiscales Carbone y Georgina Pairola y dictó prisión preventiva por 45 días para todos, con excepción del director del penal que quedó en libertad, como había llegado a la audiencia.


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent