magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Central se sobrepuso a todo y venció a Banfield en el final



Central se trajo un gran triunfo del Florencio Sola del sur bonaerense. Lo perdía desde temprano, lo igualó, se quedó con 10' por la expulsión de Vecchio, le anularon mal un gol y lo dio vuelta sobre el final con un Ruben que marcó la diferencia y quedó a cuatro puntos de Mario Kempes, el máximo goleador histórico con la camiseta auriazul.  

El primer tiempo fue entretenido, a unos buenos primeros minutos de Central con cierto dominio territorial le siguieron otros de Banfield con posesión de pelota y profundidad. En ellos pudo abrir el marcador, gracias a un buen tanto de Cruz, que le ganó por derecha el duelo cuerpo a cuerpo a Ávila y cruzó su violento remate al segundo palo de Broun.

El Taladro pudo aumentar, Fatu con sus piernas y la mala puntería de los atacantes locales se lo impidieron. Vecchio, que llegó con lo justo y no estaba entero físicamente dejó un hueco indisimulable en la mitad de la cancha, que Ojeda no llegaba a cubrir, menos después de ser amonestado en su primer infracción por tomar a Dátolo. 

Banfield aprovechó los espacios y tuvo a maltraer a la defensa de los del Kily. Pero esto es fútbol y de una buena jugada de Gamba entrando al área por derecha, Ruben, que también llegó averiado y no había tocado la pelota, pudo anticipar a su marcador y marcar la igualdad. Se fueron a los vestuarios igualados, los de Sanguinetti fueron algo más, pero no lo supieron aprovechar. 

La segunda mitad fue muy luchada, Banfield superó al Canalla en los primeros minutos, sin embargo los del Kily supieron sobreponerse al ímpetu que el local le ponía. Los de Sanguinetti tenían en cancha a Cuero, que con su velocidad complicaba a Blanco, que no contaba además con el retroceso del Pupi. 

Vecchio, que estaba amonestado puso la pierna de más y se fue expulsado y el panorama parecía negro para el conjunto auriazul. Ahí todos empezaron a correr y meter. Ruben tuvo un mano a mano que el arquero pudo contener. Fue casi como un bálsamo, herido en su amor propio, el elenco rosarino buscó y encontró un tanto tras un centro de una pelota parada, pero el línea marcó offside, que la televisión dejó en dudas. 

Rapallini, de mal arbitraje equiparó las cosas y expulsó a Galoppo. Ahí Central se animó y fue por la victoria. Blanco dispuso de una muy clara, y desde posición inmejorable la tiró al lado del palo izquierdo. Marinelli, que había entrado le gana a su marcador por derecha, levanta la cabeza y lo ve al goleador que entraba, Ruben, la figura de la cancha la mandó al fondo de la red para decretar una victoria luchada y merecida. 

Central fue casi dos equipos en uno, atacó bien y generó situaciones, pero defendió mal y lo sufrió demasiado. Es un equipo partido al medio, le falta contención cuando su capitán no está en plenitud física, más allá que no es su función específica. Esta vez los chicos que ingresaron pudieron sostener el resultado y hasta fueron protagonistas de la épica victoria auriazul. 

FOTO Rosario Central 

 



    



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent