magicScript

menu

banner isva

inicio_main

El mayor problema de Fernández es no saber por donde buscar el voto perdido

 


La de ayer fue una dura advertencia del electorado al Frente de Todos, un duro gancho al hígado, una derrota inesperada, incluso en territorios como Buenos Aires, Entre Ríos o Santa Cruz donde nada hacía predecirlo. La "madre de todas las batallas", como el periodismo porteño gusta llamar a la elección bonaerense se perdió fiero, si bien Tolosa Paz ganó la elección y fue la más votada, lejos quedó de la suma de Santilli y Manes. 

Allí aparece el primer interrogante y tiene que ver con la estrategia. No tener contendientes en la interna paralizó a la militancia, mientras del otro lado salieron a pelear cada voto como si fuera el último, en el FdT durmieron en los cuarteles, pensando que la elección estaba ganada. Incluso todas las encuestadoras fallaron, y de los cinco puntos a favor que otorgaban al oficialismo, fueron inversamente revertidos a favor de la oposición. 

La duda principal es más Cristina o menos Cristina, la figura de la ex mandataria parece desgastada, nadie duda que la vicepresidenta representa el mayor caudal electoral unipersonal del país, pero su escasa aparición en campaña pudo haber jugado en contra, vaya uno a saber. La economía fue seguro el factor principal de la derrota. Pandemia de por medio es cierto, ninguno de los indicadores que Fernández prometió mejorar mejoró y la gente se lo hizo saber.

El conurbano bonaerense es el lugar del país donde se concentra la mayor capa de pobreza, el de mayor cantidad de electores y el principal eje de la derrota nacional, pero no el único. En Córdoba se perdió por paliza, y quizás no se obtenga ni un solo legislador y en Santa Fe también se perderá representación parlamentaria. 

Gobernar sin el legislativo a favor podría ser fatídico para el Frente de Todos, de por sí ya no maneja la mayoría de los factores de poder y no tener respaldo parlamentario podría resultar fatal. Fernández tiene un par de meses para recuperar protagonismo. En 2019, Macri pudo revertir muy buena parte de los números de la PASO, y si bien no ganó, quedó a tiro sacando el 41%. Distinto es estando en el Gobierno, se cuentan con más elementos. 

No habrá que equivocar el diagnóstico. Habrá que saber si se sale por derecha, traicionando al electorado fiel o se da un vuelco a la izquierda, que podría sumar aún más rechazo en el derechoso panorama que el país pinta. El Gobierno tiene demasiados frentes abiertos y poco dinero, una inflación que no cede, y el demorado acuerdo con el FMI que agobia la economía. 

La gente decidió apostar para salir del mal momento quizás a los principales causantes de la crisis, aunque a priori suene inexplicable, deberá ser materia de investigación en Casa Rosada. No hay otra que poner más dinero en el bolsillo de la gente, el tema es como.       



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent