magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Central se impuso a Vélez 1 a 0 en Arroyito

 


Rosario Central se impuso a Vélez Sarsfield por 1 a 0 en el Gigante de Arroyito en un partido correspondiente a la segunda fecha del Torneo de Primera División. El único gol del encuentro fue convertido por el paraguayo Javier Báez en la segunda etapa. 

Central y Vélez protagonizaron un primer tiempo soporífero, jugado bajo un intenso calor y a un ritmo cansino, sin que nadie cambie el ritmo, sin que se puedan superar las marcas y escasas ocasiones de riesgo frente a los arcos.

Los del Kily no tuvieron ideas para encontrar los caminos del gol, Gamba y Ruben aparecieron aislados, Vecchio nunca pudo abastecerlos de juego, Montoya e Infantino no lograron imponerse por los costados, y todo fue demasiado previsible. Los de Pellegrino mostraron un planteo demasiado conservador, no arriesgaron casi nunca y prefirieron esperar a un Central demasiado atónito y anodino.

Solo dos jugadas sacudieron algo la modorra de la tarde de Arroyito, llamativamente Vecchio perdió una pelota en la salida y Servio tuvo que esforzarse para sostener su arco en cero tras el remate de Janson, de gran primer tiempo. 

Lucas Gamba logró sacarle un paso a Gianetti por izquierda y Hoyos tapó bien el mano a mano, en el rebote, Infantino casi quiebra la igualdad, pero un defensor se interpuso en el camino. Poco y nada, aburrido y mal jugado, casi un pacto tácito de no agresión.  

Cayo la noche en Arroyito, el calor cedió y se animaron a jugar un poco más. Fue Central el que más propuso en los primeros minutos y en base a despliegue fue acorralando a Vélez contra su arquero. Sin crear situaciones de gol, el juego se fue volcando sobre el arco de avenida Génova. 

Tras un tiro desde la izquierda y un despeje de la defensa, el paraguayo Báez la agarró de lleno, le metió el empeine al cuero y se llenó la boca de gol. El Gigante entró en delirio, el equipo se agrandó y empezó a jugar. No duró mucho, desde el banco miraron el reloj y decidieron bajar el ritmo y las pulsaciones. Montoya fue la rueda de auxilio, los corrió a todos y dejó todo en cada pelota. Se cerró y le dio equilibrio al medio, mostró que será importante para el equipo, solo hay que darle partidos. 

Se empezó a hacer tiempo en cada pelota, se demoraron los cambios y se fingieron lesiones ante cada jugador a salir. Oficio que le dicen, Central hizo correr minutos, nunca se descuidó y no sufrió, al punto que Servio no fue llamado a intervenir. Ojeda, la figura de la cancha desvió un remate con destino de arco que bien pudo significar el empate. 

El final estaba cerca, el Canalla tuvo un par de entreveros más en el área contraria, pero jugadas sucias, sin demasiada precisión. El equipo del Kily se quedó con un triunfo justo, ante una pálida versión de Vélez, un equipo en formación al que se le fueron muchos jugadores. Buena victoria, el domingo habrá que visitar a Boca en El Fortín de Liniers. Ganando siempre se trabaja más tranquilo. 


FOTO ROSARIO CENTRAL



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent