magicScript

menu

banner isva

inicio_main

El arbitraje argentino bajo la lupa, en un pésimo comienzo de torneo

 


Recién comienza el campeonato y el arbitraje argentino ya está dando que hablar. Sin el VAR, anunciado muchas veces y eternamente postergado, los referí fueron protagonistas de al menos tres resultados, y la fecha aún no terminó. El empate entre Arsenal y Rosario Central, la victoria de Newell's frente a Defensa y Justicia y el triunfo de Unión contra River tuvieron polémicas y errores groseros.  

En el Coloso Marcelo Bielsa, La Lepra superó a Defensa y Justicia, jugó 70' minutos con un hombre de más, tras una expulsión de Colombo por parte de Andrés Merlos. El jugador fue con los pies para adelante es cierto, pero no con plancha como marcó el árbitro sino con una replegada y la otra deslizante. Se arreglaba con una amarilla, pero lo expulsó y marcó con eso el destino del partido. Decisión polémica y mucho más después que no expulsara a Pablo Pérez, que sí fue con los tapones contra el tobillo de un rival. Faltando pocos minutos, omitió un claro penal para La Lepra, cuando lo derriban a "Panchito" González dentro del área. 

En la cancha Julio Humberto Grondona, el juez Darío Herrera omitió un claro penal sobre el final del partido que bien pudo haber sido victoria canalla. Antes anuló un gol de Ruben que el juez de línea interpretó que un jugador auriazul había interferido la visión del arquero. Otra mano con ambos brazos detrás de la espalda ya había sido interpretada como casual y no intencionada. Central se fue con un pobre empate y había hecho méritos <pocos> para llevarse la victoria. 

Anoche, en el 15 de abril, el juez internacional Néstor Pitana, que incluso dirigió la final de un mundial cobró un penal inexistente que le permitió al Tate vencer al poderoso River de Gallardo. Es cierto, el local había merecido la victoria, había superado a su rival en todos los sectores de la cancha, con una actuación brillante, ante el probablemente el mejor equipo del fútbol argentino y último campeón, pero Armani no derriba al delantero Tatengue en la jugada que decidió el juego. 

El fútbol es un deporte, el error humano es parte del juego, pero cuando se reitera, y decide resultados altera el ciclo natural que debe tener un partido. Es mucho el esfuerzo económico que hacen los clubes para intentar reforzar sus planteles y el de la gente por asociarse, ir a la cancha o pagar el Pack Fútbol  para ser manipulados por un silbato hostil.  Ambos, jugadores y simpatizantes merecen mejor trato. Los méritos deportivos no deben desmerecerse por erróneas decisiones antojadizas e injustas.  

 

 



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent