magicScript

menu

banner isva

inicio_main

La vicepresidenta, Cristina Kirchner se defendió y acusó a los fiscales de prevaricato

 


Durante su extenso alegato en su defensa, Cristina Kirchner también habló sobre el atentado que sufrió frente a su casa. Tras denunciar el “armado” de causas en su contra en Comodoro Py, dijo: “Yo hasta el 1° de septiembre creí que era esto, pero a partir de ahí me di cuenta de que puede haber una cosa más. Es como que el ámbito judicial se da licencia social para que cualquiera pueda pensar ya en hacer cualquier cosa y yo no puedo olvidar que este año, este mismo despacho fue destruido literalmente durante más de 40 minutos de apedreadas sin que ninguna fuerza de seguridad de la Argentina, ni las nacionales ni las locales, lo impidiera”. 

Y añadió: “El día que el fiscal terminaba su histriónico alegato pusieron la puerta de mi casa en la televisión. Ahí mismito me quisieron pegar un tiro”. 12.20 “Me trajeron de los pelos a este juicio” “Están discutiendo Decretos de Necesidad y Urgencia que fueron aprobados por el Parlamento. No tiene andamiaje constitucional lo que estamos discutiendo. Es un disparate”, dijo Cristina Kirchner en otro tramo de su exposición. 

Después, expresó: “Los actos administrativos se presumen legítimos. Han traído de los pelos una situación porque tenían que traer de los pelos a mí. Para traerme de los pelos a mí, a este juicio, trajeron de los pelos a la Constitución, al Código Penal, al Código Civil, a la ley de Procedimientos Administrativos, a la jurisprudencia, a la lógica, a todo”.

“Yo quiero que se entienda esto. Porque es un disparate. Esto no ayuda, complica aun país, lo torna poco serio y al borde del ridículo”, cerró. 12.10 La teoría del “árbol envenenado” y una chicana a Luciani.

En otro de sus cuestionamientos a la Fiscalía, la vicepresidenta planteó: “Supongamos que el Código Penal atrapó a tres gobiernos constitucionales y dice que los tres gobiernos son asociaciones ilícitas. Entonces, ¿qué pasa con todo lo acontecido durante 12 años? Porque si aplicamos el derecho penal, lo tenemos que aplicar completo. No se puede estar medio embarazada”. 

Tras ello, reflexionó: “Si esto es capturado por el derecho penal argentino, quiere decir que todos los actos de la asociación ilícita son ilegítimos, por la aplicación de la teoría y principio del derecho penal, los frutos del árbol envenenado”.

Para concluir la idea, sumó: “Es más, llegaríamos al ridículo de que el fiscal Luciani no podría estar en esta causa porque no es fiscal, porque su nombramiento se lo firmé yo, la jefa de la asociación ilícita 

¿Se dan cuentan de a dónde vamos agarramos de los pelos y retorcemos códigos y leyes? Vamos al desastre”. “Viola el artículo 1° de la Constitución” De acuerdo con la vicepresidenta, la acusación de Luciani y Mola “viola el artículo 1° de la Constitución, que prevé que la Nación Argentina adopta como su gobierno la forma representativa, republicana y federal”. 

“El orden no es intercambiable. Los gobiernos somos elegidos por el pueblo y no podemos ser nunca una asociación ilícita”, afirmó y completó: “Pero además el fiscal no se queda con eso, va por más. Dice que no existe un fundamento jurídico serio que les impida a los juicios hacer una revisión de las conductas de los demás poderes. O sea que en la división republicana el Ministerio Público Fiscal se arroga una supremacía sobre los otros dos poderes”. 

“Ustedes son más que nosotros, porque pueden juzgar todos los actos, hasta lo que es zona de reserva, hasta lo que son actos de oportunidad mérito y conveniencia. Bien, va de suyo que esto no es así, pero es lo que se afirmó en este juicio ¿Esto que quiere decir, que ningún presidente puede ser juzgado? Sí, hay un sistema: el del juicio político. Artículo 53 de la propia Constitución”, continuó. 

Seguidamente, apuntó: “Estas obras se licitaron y se hizo todo en Santa Cruz, con leyes y organismos de control provinciales, con un gobernador, como ha sucedido en todas las provincias argentinas. Entonces, se está violando la cláusula federal que les garantiza su autonomía y la de sus instituciones. Entonces, esta acusación es inconstitucional, antirepublicana y antifederal”. 11.55 Para Cristina, la acusación es “ilógica y raya en el absurdo”.

En otro tramo de su defensa, Cristina argumentó: “Nunca hubo en la Argentina una fuerza política que tuviera tres períodos de gobierno. Según la Fiscalía, esta asociación la pergeñaron para hacer 51 contratos viales en la provincia de Santa Cruz. Pero no contratos viales de la Nación con una empresa ‘X’, sino que lo hicieron a través de una interpósita persona que es una provincia”. 

Luego siguió: “Néstor Kirchner, que fue intendente en 1987, gobernador electo en el 91 y reelecto en el 95 y en el 99, ¿qué hizo todo eso pensando en que iba a llegar a la Presidencia de la Nación para hacer 51 obras viales a través de la provincia de la que había sido gobernador durante tres períodos consecutivos?”. 

“Esta sola enunciación bastaría para que nadie pudiera tomar en serio una denuncia de esta naturaleza. Es ilógica, absurda y raya en el absurdo. Militamos toda la vida para 51 obras viales. ¿Por qué no las hizo en los 12 años de gobernador?”, dijo la vicepresidenta y recordó: “Néstor Kirchner llegó a la presidencia de chiripa, en medio de una crisis monumental en la República Argentina. Incluso, no se sabía si entraba e la segunda vuelta. La realidad de la historia no resiste esta acusación”. 

En el marco de su exposición, Cristina Kirchner pidió investigar a los fiscales por mentir y anticipó que publicará material del juicio por Vialidad en sus redes sociales. 

“Quiero que el mundo pueda observar lo que fue este juicio”, sostuvo y continuó: ”Creo que estamos ante un claro caso de prevaricato. El fiscal Luciani y Mola mintieron en el alegato final de acusación. Mis abogados demostraron cuáles fueron las mentiras y las calumnias”. 

Asimismo, la titular del Senado manifestó: “No se puede creer cómo se llevó adelante este juicio y por qué. Por eso, quiero hacer un pedido formal a este tribunal para que, al finalizar las audiencias, se extraiga testimonio de todas y cada una de las mentiras de los fiscales contrastadas con la prueba documental, pericial y testimonial que tuvo este juicio”. 

“Una primera aclaración. Estoy ejerciendo el derecho que me concede el Código de Procedimiento Penal. Quiero hacer esta aclaración porque no puedo dejar de recordar que me fue negado el derecho a ejercer la defensa, cuando hubo una improcedente y arbitraria ampliación de los alegatos por parte del fiscal”, inició la exmandataria y agregó: “Esto no es algo que graciosamente se me concede. Si no fuera porque soy abogada, hubiera estado en estado de indefensión”. 

“La Fiscalía dice que este supuesto perjuicio más o menos estaría en el orden de los $5300 millones. Yo quiero recordar que cuando se inició el juicio se habló de una defraudación de más de $46.000 millones y luego se dictó un embargo por $10.000 millones, vamos bajando...”, cuestionó Beraldi sobre el tramo final de su alegato. 

A continuación, acusó a la Fiscalía de reconocer que “no es científico” el método utilizado para cuantificar el perjuicio y lanzó: “¿En qué quedamos? ¿Es el juicio más grave en materia de corrupción y no tienen ni una estimación seria?”. 

Respecto de existencia de supuestas definiciencias constructivas en la obras, el defensor de Cristina Kirchner también remitió a un informe de la DNV que indicó: “No se evidencian deficiencias constructivas de relevancia, como así tampoco tareas que hayan sido certificadas sin ejecutarse, salvo en algunos casos puntuales”. 

En esa misma línea citó lo verificado por los auditores de la firma Consulbaires contratados durante la gestión de Javier Iguacel. Por otra parte, descartó la existencia de desajustes relevantes en la certificación de las obras investigadas a partir de lo señalados por los auditores ya mencionados. “No se realizaron pagos por trabajos no ejecutados”, concluyó. 

Sobre la acusación en torno a la inexistencia de algunas de las obras investigadas, Beraldi subrayó: “Medios de comunicación decían que las obras no estaban (...) así que la defensa solicitó la realización de un estudio pericial para esclarecer estas cuestiones”. 

No obstante, indicó que “el Tribunal rechazó la prueba ofrecida en el entendimiento de que ‘se pretende analizar aspectos que exceden la plataforma fáctica esencial del reproche formalizada en la etapa intermedia’”. 

Más tarde, aseguró que aún así los auditores de la DNV constataron que “las rutas sí existen y que es falso que no van a ningún lado”, y sostuvo que dicha acusación emergió de una “construcción mediática que surgió, entre otras cosas, de un informe periodístico”, en alusión a un material emitido por El Trece.

Con relación a los planteos de la Fiscalía en torno a las demoras en la realización de las obras investigadas, el abogado de la vicepresidenta señaló que los tiempos fueron los habituales y cuestionó que “jamás se solicitó la realización de un estudio pericial a efectos de determinar si las ampliaciones de plazo se encontraban o no justificadas”. 

A su vez, remarcó que “la única inspectora que pudo declarar en el juicio ratificó que las ampliaciones de plazo de las obras investigadas estaban debidamente justificadas por causas reales y verificables”. Luego, se dirigió a los letrados que la asisten en el juicio: “Quiero felicitar a mis abogados por sus alegatos, donde se desmontaron los alegatos y las increíbles mentiras de los fiscales Mola y Luciani. Quedaron a la luz del día las arbitrariedades”. 

Por su parte, Beraldi su abogado afirmó que “Cristina Kirchner jamás impartió directiva alguna vinculada a las obras investigadas” y aseguró que “no hay ningún elemento que sostenga lo contrario”. En esa línea y con el objetivo de desvincular a su defendida de la causa, argumentó que “resulta fácticamente imposible que desde la presidencia de la Nación se ejerza de forma personal el control de los procesos de adjudicación, ejecución y pago de todos los proyectos de obra pública vial del país”.

Al referirse al supuesto encuentro entre Báez y Cristina Kirchner en Santa Cruz el 30 de noviembre de 2015 -hecho refutado por Beraldi-, el letrado insistió: “La Presidenta esa tarde había viajado a otro lugar. Solo quiero pedir disculpas porque, al desarrollar este capítulo, creo que fui demasiado enérgico y vehemente, y el tono en el que yo quiero desarrollar todo este alegato es de una manera mesurada y técnica, como hice en todas mis intervenciones en este juicio. No creo de ninguna manera que haya necesidad de gritar o sobreactuar para que los jueces puedan advertir la verdad de cada uno de nuestros argumentos”.

Durante su exposición, el abogado de Cristina Kirchner volvió a cargar contra el actuar de la Fiscalía. A ese respecto, sostuvo que además de “cada una de las cuestiones que hacían al centro de imputación en lo que se refiere a la acusación original de asociación ilícita, construyó una ampliación de la acusación, violando el principio de congruencia y no dando cumplimiento a los recaudos que exige la ley procesal”.

Así, se refirió a la “supuesta existencia de un apagón informativo” y a la denominada “operación limpiar todo”, dos acusaciones que dio por “derrumbadas” en los alegatos precedentes. Al concluir su exposición, Beraldi le solicitó al presidente del tribunal un cuarto intermedio de 10 minutos para luego continuar con el alegato de la vicepresidenta.


Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent