magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Trapitos violentos se adueñaron de la zona de Presidente Roca y el río

 


La actividad de los trapitos genera múltiples y crecientes reclamos entre los vecinos de Rosario. El pago "voluntario" pasó prácticamente al olvido y no hay zona de la ciudad que no esté copada por estos "cuidacoches" que lejos de asegurar los bienes los dañan en caso de negativa a acceder a su "servicio", exigen tarifas bastante onerosas por cierto u obligan a quienes desean estacionar en algún lugar público a realizar un lavado callejero en la vía pública, casi compulsivo, que además está prohibido por el nuevo Código de Convivencia, recientemente sancionado por el Concejo Municipal. Art. 300 La persona que mediante actos determinados obstruya o altere la fluidez o seguridad del tránsito, o que mediante actos extorsivos y/o de cualquier otra manera se arrogue preferencia de uso de la calzada o parte de la misma sin autorización de la autoridad será penado.

Nos pasó hoy, en el ejercicio de nuestra actividad periodística, teníamos que ir a realizar una nota a un profesional en el Sanatorio Británico, con motivo de las afecciones respiratorias que padecen los rosarinos con motivos de los recurrentes focos ígneos registrados en las islas aledañas a la ciudad. Previamente pactada, la entrevista iba a desarrollarse desde las 13 en el efector sanitario. Nuestro deseo fue dejar nuestro vehículo estacionado en el ingreso por Presidente  Roca y Arturo Illia, cercano a los galpones donde los jóvenes realizan destrezas acrobáticas en patinetas y skates. 

En el ingreso nomás, apenas doblando a la derecha encontramos un lugar libre, tenía un balde que impedía avanzar, cuando nos disponemos en 45 grados, casi en posición de avanzar, dos hombres nos indagan desde arriba de una camioneta que estaban lavando si íbamos a efectuar un lavado, cuando les dijimos que no, que solo queríamos estacionar unos minutos, nos hicieron elocuentes y ampulosos gestos que nos retiráramos, que nos buscáramos otro sitio, ya que en ese, aparentemente solo podían y por disposición de ellos podían estacionarse quienes accedían a pagarles $1000 pesos por su servicio, para el cual no dudaban de apropiarse del espacio público. 

Lejos de querer generar inconvenientes nos retiramos y fuimos más adelante, casi antes de ingresar al frente a los clubes de río, al finalizar los galpones. Una lata plática de pintura impedía el acceso a otro lugar libre y cuando nos bajamos del auto, otro trapito nos preguntó donde nos dirigíamos. "A estacionar" fue nuestra respuesta, incluso teníamos $50 pesos en la mano para abonarle por su "servicio", nos gritó, de muy mala manera nos exigió que nos fuéramos del lugar, y como intentamos insistir con estacionar se sentó sobre el balde y nos dijo que deberíamos atropellarlo si pretendíamos correrlo. Tras ser amenazados, la escena no pasó a mayores solo por nuestra actitud de retirarnos y abonar una cochera a la vuelta, para poder cumplir con nuestras obligaciones.

Una vez realizada la entrevista y tras un par de llamados de varios minutos en el 147 de Control Urbano se nos tomó la denuncia por apropiación indebida del espacio público y realizar <de prepo> una labor prohibida por el Código de Convivencia. La conclusión sería, solo podes estacionar en la zona si estás dispuesto a abonar la tarifa que ellos le ponen al lavado compulsivo. 

En cuanto a las amenazas recibidas, nos sugirieron llamáramos el 911, de Emergencias Policiales, donde la agente nos dijo que habiendo transcurrido una hora de sucedidos los acontecimientos relatados ya no podían enviar un móvil y que debíamos dirigirnos a la comisaría más cercana, fiscalía o al Centro Territorial de Denuncias. 

Finalizada nuestra labor, lo que menos deseábamos era terminar nuestra semana frente a un efectivo policial, un juez o un fiscal, así que en esta ocasión, lo dejaremos para otra oportunidad. Habiendo 4 o 5 asesinatos por día en la ciudad no nos parece oportuno molestar a la Justicia por inconductas ciudadanas que el mismo Estado debería desterrar. 

PD: La foto que acompaña la presente nota es meramente ilustrativa, en medio de la indeseable situación violenta que vivimos, solo por desear estacionar nuestro vehículo en un lugar permitido, lo que menos se nos hubiera ocurrido hubiera sido intentar registrar el momento, ya que esto podría haber agravado la situación. 

 


    

  

  



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent