magicScript

menu

banner isva

inicio_main

Central no entendió el mensaje de Somoza y el DT afrontará el viernes una prueba de fuego

 


Somoza lleva pocas horas sentado en el banco de Central y ya por redes sociales piden su renuncia. Pocas veces se vio una versión tan floja de un equipo en cancha, ni siquiera el ímpetu de tener nuevo entrenador pudo salvarlo. Lo de ayer del canalla fue pésimo, el conjunto auriazul tuvo la peor presentación en mucho tiempo, y la realidad del elenco de Arroyito preocupa. 

La falta de reacción de un equipo que venía de hacer todo mal fue lo que más hace pensar que el DT no logró su objetivo, de llegar a la fibra más íntima del jugador, de tocar su orgullo por vestir la camiseta que lleva puesta, por defender esos colores que le dan de comer, lo mantienen en un sector privilegiado de la sociedad, en momentos tan difíciles. 

Somoza erró el diagnóstico, pensó que se trataba de una cuestión de esquema, paró en la cancha un indefinido sistema que nunca se entendió como era. Ni siquiera en la postura inicial, cuando un equipo se para en cancha para disputar el partido, ya se adivina como jugará, ni ahí se supo como iba a estar parado Central. 

Central arrastra indisimulables problemas físicos, perdió todos los encuentros en los segundos tiempos y ayer salió a presionar arriba, duró 15 minutos, los que las piernas les permitieron. Un técnico sin experiencia se sentó en un banco en llamas, todo podía salir mal y salió. La dirigencia no entendió el tamaño del problema. Necesitaba un DT que aportara tranquilidad y que se atreviera hacer modificaciones de fondo, incluso a sacar un par de referentes de peso en el plantel. 

Montoya ya no puede hacer la banda, no tiene velocidad, le cuesta horrores el retroceso y ayer jugó "mejor" cuando se lo tiró al medio, para darle una mano a Ojeda. Habría que poner un chico por afuera, el "Chaque" ya no está para esos trotes. Vecchio se arrastró por la cancha, excedido de peso, sin reacción alguna, se la pasó jugando con los centrales y nunca ni se acercó a Ruben, la única esperanza de gol de un equipo quebrado, sin juego ni alma. 

Martínez da todas las ventajas del mundo por su lateral y Blanco es un desperdicio marcando punta, además no es lo mejor que hace, sus subidas aportan en ataque, quizás sea hora de poner el chico llegado de Vélez a marcar punta y subir a Blanco al lateral. Que decir de los centrales, Central no tiene jerarquía en la zaga central, ninguna de las cinco opciones con las que cuenta el plantel brinda seguridad. Ayer eligió a Báez y más allá de alguna buena, puso inexplicablemente la mano para facilitarle las cosas a Tigre. Komar, que llegó como el salvador lejos está de ser un baluarte de la defensa. Almada, por lejos el mejor central que tiene Central no puede estar fuera del equipo, aún con todas sus limitaciones a cuestas, es más que el resto. 

Ojeda es el único que recupera, mal o bien pone y mete en la mitad de la cancha, ayer no estaba amonestado, y el DT decidió sacarlo para poner a "Pupi" Ferreyra, dejó a los amonestados Benítez y Montoya armando un doble cinco que nunca contuvo a nadie. Los volantes locales se pasearon por la mitad, y los auriazules les miraban el número. 

Si el DT no se anima a tomar decisiones, las horas al frente del plantel estarán contadas. La gente perdió la paciencia, no con el DT, con el plantel, el clásico dejó heridas profundas, se perdieron 5 de los últimos 8 partidos, seguramente no clasificará a la próxima ronda y a punto está de quedar en la última ubicación, lo salva in impresentable Lanús, que sacó incluso menos puntos que Central. 

Así las cosas, varios DT de los que llegaron a Central metieron mano y recurrieron a las inferiores. Hay pibes con ganas de jugar en primera, varios de ellos incluso ya están en la sub 20 de Mascherano. Si no se toman decisiones de fondo, esto no va a cambiar. 

El Gigante será un hervidero el viernes por la noche cuando reciba a Colón y si las cosas no salen, se hará tronar el escarmiento. Quizás alguien "de la casa", como "Vitamina" Sánchez o Leo Fernández hubieran tenido las espaldas para realizar modificaciones de fondo, pero está Somoza, vaya uno a saber porqué, la dirigencia eligió poner un conductor novato en medio de una tormenta severa. No medir la magnitud del problema puede acarrear consecuencias indeseables. Central lo sabe, la dirigencia aparentemente no. 

   

       



Entrada más reciente Entrada antigua
.: Otro camino a la información :.

provincia

inicio_recent